Kevin Mancojo

Diario de a bordo

A veces hay que parar y pensar

Deja un comentario

Hoy quiero plantear algo que creo que no se nos ha pasado a muchos por la cabeza, al menos no a todos y según leáis iréis entendiendo.

Hace cuatro días surgió algo “curioso” que para mí ya no lo es:

Las vacaciones ya han llegado, pero yo sigo yendo al gimnasio como todas las mañanas junto a mi madre. Hasta aquí todo perfecto. Lo interesante viene cuando mi madre está fuera esperándome y mientras lo hace se da cuenta de algo a lo que ya nos hemos ido acostumbrando. Un policía comenzó a anotar la matrícula de nuestro coche con el motivo de estar estacionado en el aparcamiento de minusválidos (soy un discapacitado de los pies a la cabeza aunque haya comenzado el párrafo diciendo que voy al gimnasio).

Podréis pensar que es que no estaba el cartelito puesto o que estaba mal colocado, pero es que está algo paliducho del sol que le da, así que está bien visible. Además de tener una pegatina detrás para señalizarlo.

Mi madre obviamente se lo dijo y lo aclararon rápidamente. No hubo multa alguna por suerte. Aunque sí hemos tenido que recurrir algunas en otras ocasiones por el mismo caso, aunque parezca mentira.

Lo que me resulta curioso de todo esto, ya sabéis que adoro darle vueltas a las cosas, es que esas personas no tienen a alguien en la familia con algún déficit. Y lo sé con bastante seguridad por el hecho de que cuando mi madre va por ahí sin mí no deja el coche en un aparcamiento de ese tipo porque sabe que podría perjudicar a otra persona que lo necesite más (al menos que yo sepa no lo ha hecho).

Hubo una persona al que le escuché decir una burrada, pero que era bastante cierta: “tendrían que violar a la hija del juez y matar a su mujer, verás cómo así cambiaría de opinión”. Hablaba de una manera radical y general, sin embargo comprendí la base de aquella frase. Si las cosas nos sucedieran a nosotros no haríamos las cosas que a veces llegamos a hacer. A veces no nos paramos a pensar ni un solo minuto y eso puede perjudicar a los demás.

Supongo que forma parte del egoísmo del ser humano, no lo sé. Pero por suerte, cuando ya nos ha sucedido algo así una vez, solemos tenerlo más en cuenta. A pesar de ser tan bobos como para tropezar con la misma piedra una y otra vez.

No escribí esto para reprocharle nada al policía ni mucho menos. Todos podemos cometer errores cuando desconocemos las cosas. Pero espero que esto nos sirva para ponernos en la piel de los demás en determinadas situaciones y evitar estas cosas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s