Kevin Mancojo

Diario de a bordo

¿Destino o casualidad?

2 comentarios

Hay algo que me he cuestionado hace tiempo, y es el hecho de si las cosas suceden por algún motivo en concreto, si nuestra vida está ya escrita, o solo se presenta la casualidad en determinadas situaciones.

En diferentes momentos de mi vida, me pregunté lo que hubiera ocurrido de no haber hecho ciertas cosas, o si un mísero minuto de diferencia hubiera tenido repercusiones totalmente distintas a las actuales.

Vi una película que se llamaba “El curioso caso de Benjamin Button”, y una escena en concreto me marcó, no la recuerdo con exactitud, pero representaba el llamado efecto mariposa: la más mínima variación de alguna situación puede llegar a darle la vuelta a todo. “Mínima” y “todo”… esas dos palabras son las más fuertes de esto, es la clave de lo que quiero presentar en esta ocasión.

Supongo que todos recordáis alguna película de “Destino final”, y creo que es uno de los ejemplos que puedo usar; los protagonistas siempre tienen una visión futura de la muerte, lo que les lleva a evitar seguir el camino que hubieran tomado antes de ver lo que iba a pasar, pero ¿y los que no vemos ese futuro que ven ellos? Esos escasos segundos pueden darnos grandes oportunidades, o desastrosas catástrofes.

Os trataré de poner un ejemplo más real y claro: ¿Qué hubiera pasado si a aquel borracho que estaba dispuesto a conducir, no se le hubieran caído las llaves del coche al suelo? Posiblemente la muchacha que cruzó la carretera, justo cuando él iba dirección a su casa, hubiera sobrevivido. Esos segundos o tal vez ese minuto que tardó en recogerlas, fueron la causa de aquel terrible desenlace.

¿Por qué se le cayeron? ¿Tenía que acabar la historia de ese modo? De ser así estaríamos encadenados a un libro ya escrito del que no sabemos nada, pero creo que no todo es tan firme.

Tuve una conversación de la que pude sacar una conclusión: la vida, o tal vez el “destino”, nos ofrezca un abanico de posiblidades, el que elijamos responderá con otras diferentes y así sucesivamente, pero siempre en el margen de lo que, ese “destino” del que hablo, nos tenga preparados.

Supongo que de esa forma podríamos cometer errores, sin embargo, con el siguiente paso tendríamos la posibilidad de que fuera el adecuado, para que podamos corregir el error anterior, hasta llegar al que no podamos reparar: la muerte.

Me lo cuestioné tantas veces… no sabía si estaba eligiendo el camino adecuado, nunca lo sabía, y me paraba a pensar en determinadas ocasiones si estaba eligiendo el correcto o no. Incluso en detalles más pequeños reflexionaba sobre el hecho de si hubiera estado más feliz habiendo elegido la opción B y no la A.

No creáis que solo está en lo negativo, al parecer ahora mismo llevo eligiendo la opción más correcta constantemente. Espero haber creado una especie de intuición para elegir la que más feliz me haga.

Anuncios

2 pensamientos en “¿Destino o casualidad?

  1. Interesante y yo también vi varias veces la escena de la película tratando de encontrar consuelo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s