Kevin Mancojo

Diario de a bordo

También nos gusta el frío

Deja un comentario

Sé que dije en una de las entradas anteriores que adoraba el sol y así será por mucho tiempo. Pero también me gusta (como a casi todos) estar bajo la manta, disfrutando del calor contenido bajo ella. Las horas que se pueden pasar en la cama de esa manera es increíble.

A mí es algo que no me convence del todo, pero ponerme sudaderas o gorros… llevaba tiempo esperando a que bajaran las temperaturas para volver a coger ese vestuario que tanto nos arropa.

Y como de costumbre volví a preguntarme por qué nos gusta el frío. Me di cuenta que era para sentir el calor que nos ofrecen las mantas, los abrigos o la persona que tengamos al lado. En estos casos es como si nos sintiéramos desprovistos de cariño y lo buscáramos en aquello que nos hace sentir a gusto. Tal vez suene absurdo, pero por Twitter he leído bastantes comentarios de ese tipo. Y aunque no muchos lo confiesen, las bromas de: “déjame meterme contigo bajo la manta” (también se puede cambiar manta por cama, pero eso ya depende de lo atrevido que sea la persona) aparecen más a menudo, en las épocas de frío se aprovecha cualquier oportunidad.

El verano nos vuelve más liberales y necesitamos nuestro aire, pero el invierno… que rápido nos arrimamos a los demás. Me resulta gracioso que nuestro comportamiento pueda llegar a cambiar, aunque sea un poquito, según la estación en la que estemos.

¿Con qué os quedáis? ¿Verano o invierno?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s