Kevin Mancojo

Diario de a bordo

Había una vez una rana parlanchina…

20 comentarios

Empieza el Creador de historias:

Había una vez una rana parlanchina que vivía en el charco de un oasis, en medio de un inmenso desierto. El problema es que no podía hablar con nadie; vivía sola.

Anuncios

20 pensamientos en “Había una vez una rana parlanchina…

  1. La rana veía como los patitos chapoteaban en el charco con sus hermanos, cómo las libélulas iluminaban las noches con su luz, y ella, sola, triste, y sin saber con quien hablar.

  2. Veía con envidia el devenir de su entorno mientras la tristeza se iba convirtiendo en su amiga más fiel. Su propósito en aquella charca estaba lejos de lo que un día sus padres, durante su segundo cumpleaños y poco antes del fatal accidente, le dijeron que debía ser.

  3. La tristeza y los traumas sufridos por el abandono de sus padres tras el accidente, invadían tanto a la rana parlanchina que decidió comerse unas hojas mágicas que había casualmente en el oasis. Así consiguió imaginarse unos amigos rana interesantes y poder soltarse con soltura, ya que es una rana parlanchina. Sin embargo; al final del día esas hojas le acabarían pasando factura…

  4. Pues aquellas hojas de apariencia apetecible y sabor inmejorable, aun provocando la felicidad de la rana parlanchina, también generaban la mayor de las infelicidades en aquella ranita, pues sus amigos la abandonaban otra vez.

  5. Otra vez volvía a la soledad, a la dura realidad de que no había nadie junto a ella. Sus años de felicidad habían pasado ya y no volverían con ella jamás puesto que la mayor cualidad de la rana parlanchina era a su vez su mayor defecto. Tantos amigos la abandonaron por no saber elegir sus palabras…

  6. Tenía que hacer algo, pensó la rana parlanchina. Tal vez una opción sería salir de la charca e ir en busca de nuevas aventuras y, probablemente, amigos. La soledad podía con ella, y con cualquiera. La rana parlanchina se cansó de vivir en soledad. Era hora de tomar una decisión.

  7. Pero un día un camello se acercó a la rana y mientras rumíaba le preguntó a la rana: “¿Qué te ocurre pequeña criatura?”. Al escuchar su pregunta la rana miró con tristeza y gran desesperación al camello para contestarle: “No tengo amigos. No tengo familia. Nadie viene por aquí…”. El camello la observó sorprendido y sin pensarlo le dijo: “Habla conmigo”.

  8. La rana parlanchina se estaba preguntando por un instante si el camello había aparecido por casualidad por su charca o eran los efectos de las hojas mágicas.

  9. Cuando el camello, en un instante, desapareció. La rana, en ese momento, tal vez se planteó si su destino era estar sola… Fue aquí cuando entró en una profunda depresión.

  10. Por un momento la rana pensó que no podía ser ese si destino, estaba hecha pata croar y croar y le gustaba sentirse acompañada, que su música fuese oida, sentirse acompañada de otros seres, y no verse en aquella soledad son respuestas.
    Fue de repente cuando por segunda vez volvió a asustarse, de nuevo aparecingreso aquel gigante, cuyo color de pelo era más semejante al color de la arena que a su tono orifinal. Y le preguntórganos
    -donde fuiste
    -no lejos (contestó el camello)
    – tu que eres alto y ves un horizonte más lejano, que ves detrás de las palmeras de este oasis (preguntó la rana)
    – mucha arena, llevo caminando tres días, cruzando desierto y por fin hemos encontrado tu charca, necesitaba beber.

    Y la rana pen sólo, que va a ser de mi. Quiero que me escuchen, necesito que me escuchen. Y aquí no me escucha nadie.

  11. El camello escuchaba lo que la pequeña rana entristecida susurraba y le dijo:
    -Quizás deberías ver tu hogar desde otras vistas y no siempre desde abajo y veas todo lo bello que te rodea y no te volverás a sentir sola , desde el momento que me conociste y hablaste conmigo hiciste un amigo sin darte cuenta de ello, así que sube a mi cabeza mira todo aquello que te rodea y compartamos una aventura juntos.

    La rana sorprendida nunca pensó como sería todo aquello que no estaba al alcance de su vista y emocionada por su nueva amistad sin necesidad de las hojas mágicas, comprendió que su destino no era estar sola , sino que era esperar algo maravilloso y ya siempre dicen que lo bueno se hace esperar ¿no? atrevida salto a la cabeza de su nuevo amigo y lo que vio la sorprendió…

  12. Al principio la rana estaba muy feliz de tener un amigo por fin, al cabo de unos meses le pregunto si lo podía llevar a ver otros oasis para conocer otras ranas y nuevos amigos, el camello aceptó, cuando llegaron al estanque Liechtenstein la rana encontró nuevos amigos y el camello empezó e sentirse solo, la rana ya no le contaba sus historias y en seguida dejó de hacerle caso, el camello empezó a pensar si debería seguir allí o no?

  13. Y el camello partió en busca de otras aventuras y de gente que quisiera estar junto a él. La rana se dio cuenta demasiado tarde de lo que había perdido. El camello había sido su verdadero amigo, aquel que la había sacado de la infelicidad de su oasis, aquel que le había dado una nueva vida… La pequeña rana parlanchina comenzó a dejar de hablar, se volvió una rana arisca y alejó de ella a quienes había conocido en el estanque Liechtenstein. Otra vez sola, ella y las hojas mágicas.

  14. La rana sintió un retroceso en su vida, volvía a estar sola, el camello se fue por su culpa, el único que supo entenderla y la ayudó. Ya comprobó una vez que esas dichosas hojas mágicas no le aportaban nada, debía poner punto y final a esta situación y luchar por encontrar al camello y volver a conseguir su amistad, pero entonces llegó el lagarto Marañón…

  15. La rana lo había visto alguna que otra vez por el oasis, pero nunca habia tenido la oportunidad de pararse a hablar con él, ya que bueno.. Como todos sabeis, ella siempre pensaba que podría estorbar. Algo le sorprendió a aquella rana sobre el lagarto, cuando lo tuvo enfrente pudo apreciar como…

  16. …la rana apreció que también era un lagarto solitario, muy atractivo además (no sabía si eso era efecto de las hojas aún), por lo que se atrevió ha entablar conversación, en la que ambos se dieron cuenta que tenían muchas cosas en común y que podría ser el comienzo de una larga relación, en la que ninguno se sentiría sólo, pero quién sabe… si no salió bien una vez…

  17. Pero resultó que el lagarto Marañón no tenia el mismo interés que la rana parlanchina!! Eran de mundos diferentes, el lagarto estaba acostumbrado a vivir en las piedras, en los se quedales, expuesto al sol, mientras que la rana, animal de estanque no podía soportar esa exposición al sol. Resultó que el interés del lagarto eta estar a solas? A el le gustaba la soledad eta solitario porque era lo que quería y la rana anhelaba otros ambientes, pero que era lo que oía, no podía creerlo, acababa de escuchar a lo lejos el croar de otra rana, por un momento dudo si era real y de nuevo ese sonido celestial….

  18. De pronto vio como se acercaba una rana que se parecía mucho a ella, aunque era un poco más grande. Además de croar de maravilla, era muy bonita y su piel brillante le recordaba al reflejo que el sol dejaba en su antigua charca, su verdadero hogar.

  19. Empezaron a conversar y a saber la una de la otra hasta que se hizo de noche, la nueva compañera de viaje le ofrecio a nuestra ranita pasar la noche con ella, esta aceptó y pasó la mejor noche de suvida. A la mañana siguiente cuando nuestra rana despertó de nuevo se encontraba sola en la cama, en la que había una nota que decía “es por culpa de una hembra, yo me estoy volviendo loco, no puedo vivir sin ella, pero con ella tampoco”. La rana no dando crédito a lo escrito se levantó…..

  20. y emprendió su viaje a su charca, su vieja y preciada charca, donde todo comenzó. Allí volvió a su vida cotidiana al darse cuenta que a veces, estar sola, no es tan malo y menos aun si se come unas hojas mágicas de vez en cuando para tener “amigos”.

    FIN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s