Kevin Mancojo

Diario de a bordo

Nuestra verdadera edad, nuestras historias

6 comentarios

Ayer descubrí un texto alucinante, incluso lo terminé por compartir en Facebook. Pregunté a la persona que lo publicó por el autor de aquello y empecé a buscarlo por internet. Se llama Enric Sánchez y os voy a dejar el link: ¿Y tú, qué edad tienes?.

Os resumiré brevemente de qué va el texto por si alguien no quiere ir a la página: habla sobre lo absurdo que es preguntar los años que tenemos porque no son lo que importan. Lo que destaca son los momentos vividos de cada uno de ellos; los besos, los abrazos, las caricias, las carcajadas, los llantos, las noches a solas, etc. Eso es lo que nos marca y no nuestra edad. Enric Sánchez enumera todos estos recuerdos dándoles importancia o más bien vida.

Cuando lo terminé de leer salió mi sonrisa de: “Kevin, no te habías parado a pensar esto y mola mucho”. Sí, es una pasada, una verdadera pasada. Esta idea se basa un poco en una de mis antiguas entradas “No somos nadie, somos todos“. Es decir, nuestra vida se compone de momentos, algunos en soledad y otros compartidos, donde cada uno de ellos nos deja huella. Son esos recuerdos los que podemos contar a lo largo de nuestra vida. Nadie empatiza porque te digan que tienes 26 años o 34 o 60. Justo cuando uno dice una cifra, podemos rememorar esa época. Es entonces cuando sí nos sentimos identificados con la persona.

Eso quiere decir que lo que realmente importa son las miles de situaciones por las que hemos pasado. Debemos tratar de mantener esos recuerdos vivos porque son los que importarán con el tiempo.

Hablando con una persona hace unos meses sobre su cumpleaños, le dije que yo no lo celebraba porque para mí solo era un día más, que yo disfrutaba cada uno de ellos de un modo u otro. Desde los 15 o los 16 llevo así y a lo mejor pensáis que es un poco triste, pero no sentía la necesidad de celebrarlo, me llegaba con quedar con mis amigos como si fuera un día normal y ya está.

A estas alturas muchos sabéis que vivo al día y por eso, cuando leí el texto me sorprendió. Tengo muchos recuerdos, pero nunca los enumeré como lo hace Enric Sánchez. A partir de ahora tendré muy en cuenta sus palabras y, aunque no sepa las cifras exactas de los momentos más importantes de mi vida, al menos los agruparé para tener algo que contar cuando me vuelva viejo y arrugado.

Alguien dijo una vez que quien recuerda, vive dos veces.

Anuncios

6 pensamientos en “Nuestra verdadera edad, nuestras historias

  1. Acabo de concluir hace un par de horas el libro de García Márquez “Vivir para contarla”, y de eso se trata, de cómo se vive y qué nos va quedando.

    Un saludo para ti desde Argentina.

    • Casualidades de la vida como suelo decir. Me alegra que haya coincidido el mismo tema y sobre todo me alegra que se me lea desde el otro lado del charco 🙂
      Muchísimas gracias y un saludo.

  2. La edad física algunas veces no va de la mano con la edad del corazón y del alma. Puedes sentirte joven y lleno de vida con cualquier edad. Un saludo y a recordar.

  3. Justo cuando me estaba deprimiendo al pensar que en breve cumplo 27 y sigo viviendo con mis padres, me encuentro esto y me vuelves a elevar la moral. Gracias y un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s