Kevin Mancojo

Diario de a bordo

Nuestra zona de confort

8 comentarios

Descubrí ayer un vídeo muy interesante. Sí, otra vez, ya sabéis que internet para mí es como una fuente de vida, un medio (uno de los tantos) de aprender y reflexionar. Y  lo hice de nuevo con dicho vídeo.

Trata sobre la zona de confort, él no lo define como tal, pero ya he oído hablar sobre ello y hoy me apetecía escribir al respecto. Ahora me toca a mí explicaros de qué va eso que he llamado “zona de confort”.

En realidad es muy simple de definir; no hacer nada nuevo ni diferente a lo normal. ¿Y qué es lo normal? La rutina de cada uno de nosotros. Es como una burbuja y dentro de ella estamos nosotros, dentro nos encontramos con nuestra casa, nuestra familia, nuestros amigos, nuestras mascotas, nuestros estudios, nuestros trabajos, nuestras citas y miles de cosas que hacemos día tras día. Es un lugar seguro que nos transmite confianza, una zona en la que prácticamente nada puede salir mal y en el caso de ser así, tendríamos a  mano alguien que nos apoye. Todo está más o menos calculado; en determinados días y en distintas horas se hace unas cosas u otras De ahí el nombre, zona de confort, nos encontramos a gusto, es como el mar para un delfín o la jungla para los monos.

Pero esta burbuja no nos hace ver más allá de ella, solo vemos el interior. No digo que esto sea malo, si uno está cómodo con su vida, perfecto, que siga así. Sin embargo, las mejores experiencias a veces están en el exterior de esa zona de confort y es lógico; fuera de nuestro pueblo o ciudad hay mucha más gente y miles de culturas que no tenemos porqué conocer y eso es algo que nos puede enriquecer como persona: tener conversaciones con personas totalmente nuevas para nosotros nos puede ofrecer otros puntos de vista sobre algún asunto en concreto. O a lo mejor nos plantea algo que no se nos pasó por la cabeza. Y las costumbres de otros lugares, las creencias, todo esto también nos aporta algo nuevo que podemos incorporar a nuestras vidas de un modo u otro para que sea mucho más plena y nos sintamos mejor con nosotros mismos.

A veces creemos que lo que hacemos día sí y día también es lo mejor, es lo más adecuado, pero es que en ocasiones, no hemos probado algo diferente por lo que no podemos juzgar si nos gusta o no. Es algo parecido a cuando me preguntan si no me gustaría tener manos; nunca he tenido, no puedo decir si prefiero tenerlas hasta que (ahora viene la broma) me crezcan milagrosamente. Tampoco me he parado a pensar en ello porque he estado bien así desde hace mucho tiempo (vaya forma de desviarme del tema, oye).

El chico, Lytos, hace otra comparación mejor que la mía, él pone de ejemplo la comida. Los niños siempre dicen: “-Mamá, no me gusta la verdura”. ¿Acaso el crío la ha probado para decir eso? Sé que hay ocasiones que sí, pero la primera excusa siempre es esa cuando algo que vemos no nos atrae.

Sé que el salir de nuestra burbuja es “peligroso”, pues corremos riesgos impredecibles que tal vez, en un principio no sepamos enfrentar o posiblemente cometamos un error tras otro. En cierto modo ahí está la gracia de todo esto, a base de equivocarnos podremos corregirnos y aprender de ello para mejorar.

A lo que quiero llegar con todo esto es que la zona de confort es cómoda, segura y calculada en su gran mayoría y por eso nos da miedo salir de ella, pero es que a veces nos perdemos tantas experiencias, tantas historias, tantos lugares, tantas aventuras y tantas personas, que poco llegaremos a conocer de nosotros mismos si no conocemos el resto del planeta.

Demasiado mundo para tan poco tiempo. Solo queda aprovecharlo al máximo.

Os dejo el vídeo:

Anuncios

8 pensamientos en “Nuestra zona de confort

  1. Que gran realidad, si no prejuzgáramos antes de……… Ganaríamos mucho mas, y lo digo con conocimiento de causa. 😉

  2. La última frase del vídeo para romper esquemas! Me encantó! Saludos Kevin!

  3. Buena entrada, Kevin

    Un abrazo

  4. Creo que el vídeo no dice nada que no supiéramos, pero es una de estas cosas que merece la pena que te las recuerden para que nunca se nos olviden. Sublime (sustaco inclusive).

    • Saber lo sabemos, pero aplicar no lo aplicamos, algo hacemos mal en ese caso. A mí me encanta ver vídeos así de vez en cuando para que me entren ganas de irme por ahí de mochilero jajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s