Kevin Mancojo

Diario de a bordo

Nos hacemos mayores y llegan los problemas

2 comentarios

Como veis, al final dejé esta entrada preparada. No os quería dejar sin leer y como no me costaba gran cosa; editar y ajustar día y hora de publicación y listo.

El tema de hoy viene de hace ya una semana. Una persona puso en Facebook algo que en realidad le pasa a mucha gente: cuando tenemos un problema, si no tiene solución, ¿por qué nos calentamos la cabeza con ello? Y en el caso contrario, es decir, si tiene solución, ¿dónde está la pega? Hazlo y ya está.

En este asunto no puedo incluirme, lo siento. Los que me leéis desde hace tiempo ya sabéis que me incluyo en casi todos los temas, pero cuando realmente no me veo reflejado en uno me excluyo. En este caso se debe porque forma parte de mi filosofía actual, me explico: lo que he expuesto antes lo llevo a cabo, solo que con pequeños matices; ya dije en su momento que si no hay solución pues se la inventa uno y punto. Aunque he de admitir que también he dejado problemas sin solución por no encontrar nada que pudiera arreglarlo.

A lo que el tema respecta, llegué a una respuesta hace ya tiempo: me di cuenta que según nos vamos haciendo mayores, le damos más vueltas a los diferentes caminos a elegir. Sí, es irónico, cuando más sabemos, más dudamos, pero eso se debe a las anteriores tomas de decisiones. Ya nos equivocamos muchas veces con anterioridad así que damos pasos más cortos y “seguros”; a pesar de todo nunca lo estamos al 100% “¿Y si volvemos a cometer otro error como lo hicimos a los 20? Mejor le doy más vueltas y me aseguro de que todo salga bien”. Es un poco absurdo, pero se hace… El miedo que fuimos cogiendo de los anteriores errores ahora nos pagan factura y nos provocan inseguridad al tomar una decisión. Esto, en cierto modo, solo tiene solución si se tiene el mismo valor que cuando nos escapamos de casa a los 16 dejando cosas atrás sin pensarlo mucho.

Esto me recuerda un poco a la entrada que publiqué hace un mes más o menos: “¿Dónde está el niño?“. Cuando nos hacemos adultos o llegamos a una edad en la que todo son responsabilidades empiezan los problemas. Aunque no lo parezca, todo es más simple si se le da menos vueltas al asunto. ¿Cómo es la frase…? ¿Quitarle hierro al asunto? Pues eso.

Anuncios

2 pensamientos en “Nos hacemos mayores y llegan los problemas

  1. El cambio del tiempo escapa de nuestro control. Va por libre, y corre más deprisa que el viento.

    Un abrazo, Kevin

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s