Kevin Mancojo

Diario de a bordo


6 comentarios

Resetear mi vida

Aquellos que me conocen ya, aunque sea un poquito, saben lo curioso que soy y lo inquieto que puedo llegar a ser. Es una de las cosas que más me gusta de mí; me ha llevado a conocer cosas muy interesantes y filosofías que ahora forman parte de mi vida, a querer llegar más allá de donde se suponía que quería llegar en un principio, a tratar de no pararme nunca.

Y lo malo es que, y creo que es el motivo por el que no he mantenido el blog a raya, últimamente vuelvo a sentirme un poco estancado, es decir, no hay nada nuevo. He de decir que habrá cosas diferentes, aunque no lo parezca, de vez en cuando surgen algunas llamadas interesantes. Pero es que vivir en un pueblecito con 22 años creo que es como encerrar a un ratón en una caja de cerillas.

Imagino que todos aquellos que me lean y sean mayores habrán vivido como mínimo en dos lugares distintos. Y ya ni hablo sobre viajar, que supongo que de eso ha habido muchas más ocasiones todavía. Esto lo digo porque, a pesar de acabar echando en falta el lugar donde uno crece, se necesita la experiencia de vivir en otros lugares y de conocer mundo, sobre todo si se es un culo inquieto como yo.

Llevo medio año más o menos pensando en salir de aquí y no es porque deteste a mis amigos, jugar a “Pueblo duerme” sin ellos se me hará raro el día que no vea sus caras. Tampoco es porque odie mi pueblo o sus habitantes, para nada, simplemente necesito esa otra experiencia, otra forma de vida. Necesito caras, lugares, ideas, filosofías, opiniones nuevas. Fuera de aquí hay tantas cosas que se saldrían de lo normal, aunque… ¿qué es lo normal? ¿Mi rutina? ¿Mi gente y los del pueblo? Estas preguntas creo que indican que debería de salir de aquí por un tiempo porque lo que hay fuera de este lugar para nada es raro o extraño (hay excepciones), solo diferente a lo que veo cada día.

Todo esto lo llamo reseteo; pienso que es necesario empezar desde cero en algunos momentos de nuestras vidas para descubrirnos a nosotros mismos. Si siempre hacemos lo mismo, estamos con las mismas personas y vemos los mismos lugares día sí y día también, ¿cómo narices vamos a crecer como personas? Es como querer estudiar una carrera y emplear los libros del instituto; nos darán la base, pero tenemos que adquirir más conocimientos y eso se consigue con otros libros.

Si por mí fuera pasaría un año sabático recorriendo mundo, y no en unos meses, lo haría con tranquilidad. Si algún día hiciera algo así, me tomaría mi tiempo para permanecer en cada sitio nuevo durante unos cuantos días, me atrevería a decir una semana.

A pesar de llevar pensando en todo esto ya bastante tiempo, me parece que aún temo dejar ciertas cosas atrás o tal vez es el miedo a lo que me podría esperar. Sinceramente creo que hubiera podido irme a vivir fuera cuando me lo planteé, pero lo estoy atrasando poco a poco sin darme cuenta de que es ahora o nunca. Y sé que si lo sigo dejando acabaré arrepintiéndome, todo tiene su momento en esta vida y me parece que este es el adecuado para cambiar de aire.

Así que he llegado a una conclusión, mover mi culo de esta silla para no quedarme estancado y buscar lo que quiero, es una meta que tengo en mente y que acabaré por cumplir. Y eso va por todos; si sentís esa necesidad de salir del lugar de donde vivís, hacedlo. Tened un poco de cabeza con vuestros actos, no os marchéis sin tener como mínimo un objetivo, pero hacedlo, aunque solo sea durante unos meses. Eso os demostrará si de verdad necesitabais un cambio o no.