Kevin Mancojo

Diario de a bordo


4 comentarios

Otro viaje más

Sé que he desaparecido varios días, pero sigo vivo, no os preocupéis (aunque por los pelos). Una de las noticias que os tenía que haber contado la última vez que escribí era que me iba de viaje, sin embargo, me apetecía sorprenderos, como de costumbre.

Ya sabéis que tenía la pata chula fastidiada y tenía que solucionarlo tarde o temprano (más temprano que tarde) y rápidamente organicé el viaje. Busqué los billetes para Alemania, la fecha, el dinero, cuadrarlo con los técnicos y mi hermano, etc. Todo cuadraba y… ¡Voilá! Estoy a unos 2.000 km de mi casa (o eso creo, ni idea), pasando un poquito de frío. Aunque según me han dicho, por allí está lloviendo, así que no hay mucha diferencia.

Llevo varios días de no parar y se nota; estoy modo guiri y voy de un lado para otro con mi hermano sorprendido de todo lo que descubro o incluso, en algunos casos, descubrimos. Nos hemos llegado a “perder” en determinados momentos y terminamos por ver calles y lugares muy interesantes.

Hemos visto ciudades desde lo más alto, hemos hecho “senderismo”; bajamos unos 1.000 escalones de piedra de todas las formas y tamaños (maldita montaña, que asco le he cogido a las escaleras, vaya agujetas tuve). Llegamos a sentirnos como en el Central Park de Nueva York en un jardín botánico al que fuimos. Tuve la suerte de poder usar un dron (de esos avioncitos que tiene una forma cuadrada y hélices en cada esquina). Eso sí, volar lo volé, y no me refiero a explotarlo. Usé mi Gopro para grabar todo lo posible con el cacharro, que en realidad parece un helicóptero porque consigue mantenerse en un mismo punto sin moverse. Y muchas más cosas que han sucedido y que espero enseñaros más tarde.

Por supuesto solucioné lo de mi pierna artificial. Y aunque viniera por eso, en realidad parece que he venido de visita para ver todo esto y la verdad, lo estoy aprovechando.

Además trato de grabarlo todo para poder hacer después un vídeo, ya sabéis que me ha dado por hacer eso (qué cosas, oye). Encima mi hermano me busca lugares en los que termino con la boca abierta (los veteranos del blog lo entenderéis).

Para cuando vuelva tendré mucho para editar, pero después podréis ver un vídeo o tal vez haga varios, eso todavía no lo sé. Sea come sea, habrá algo.

Disfrutad del fin de semana y del resto de días porque como siempre os digo… nunca dejéis de sonreír.