Kevin Mancojo

Diario de a bordo

La Muerte

9 comentarios

No sé si es que nos estamos haciendo demasiado mayores o es que la Muerte se está riendo de nosotros, pero… ¡ya basta! ¡Ya es suficiente! Ya hay demasiadas víctimas, demasiado dolor… un dolor que resulta como un puñetazo en la boca del estómago, el cual te deja sin aire, te asfixia, te oprime hasta el pecho. Te encoges por la agonía, sin poder articular una sola palabra…

Demasiadas lágrimas derramadas, demasiados llantos, gritos, golpes, silencios… Y todos ellos ahogados para sofocar el dolor que se siente a solas; una lucha interna que uno debe superar. Cada uno busca su modo de hacerlo: sonrisas frente al mundo que después, en casa, se convierten en lluvia que riegan nuestro rostro. Altares que mitigan el sufrimiento de un modo u otro. Hay quién necesita que el alcohol revuelva los recuerdos o mejor aún, que los haga olvidar. Hay tantas formas… Intentamos buscar una manera de matar a la Muerte, qué ironía…

Odio los “Lo siento”, detesto el pésame que solo se dice por educación. No sirve de nada, no alivia el dolor. Todo lo contrario, hace que ese vacío que se intenta aliviar se vuelva más grande todavía. No ayuda que semanas después recordemos lo que estábamos intentando “olvidar”, solo porque los modales se deban anteponer frente al dolor… ¿Qué tal una distracción? Unas bromas que conviertan la falsa sonrisa en una real, no en una que nos pintamos para aparentar ser fuertes. ¿No entendéis que realmente buscamos superar lo que tanto daño nos hizo? Nunca entenderé esa norma de educación y por mi parte, haré como que nunca la aprendí.

La Muerte tiene tantas formas de avecinarse… A veces, las noches se vuelven eternas en un sillón incómodo esperando a esa leve brisa que se lleva consigo el último aliento. Y otras… otras veces suena el teléfono y escuchas una voz que hubieras deseado no haber oído jamás…

Hace mucho comprendí que hacer el idiota, el bobo, el payaso o como lo queráis llamar, cose las heridas que nos dejaron abiertas porque cuando volvemos a estar solos, porque cuando volvemos a nuestro oscuro rincón, todo vuelve a doler…

Y lo peor es que esa angustia aparece por primera vez como un rayo que quema un árbol. Te atraviesa de la cabeza a los pies y arde, todo tu cuerpo arde y nunca dejará de hacerlo. Siempre quedará una leve llama que quemó toda una vida, solo con la intención de recordarnos lo que pasó. De lo que sucedió un día y lo que nos plantó ante nuestras narices: el miedo. Miedo al dolor que nunca podremos dejar atrás y que nos plantea tantos interrogantes, que al final ni siquiera les buscamos las respuestas.

Una vez escuché que no hay que huir de los miedos y que hay que mirarlos a los ojos para afrontarlos. Eso significa que solo hay que aprender a caminar de la mano del dolor, asumirlo. De ese modo, la llama que antes nos quemaba, solo nos dará calor y fuerza para volver a ver la luz que la Muerte un día nos arrebató.

Anuncios

9 pensamientos en “La Muerte

  1. Hola Kevin, tus entradas son un Dardo de reflexiones profundas al corazón de los que te leemos y por eso te nomino a ese premio. Un abrazo.

  2. Preciosa reflexión Kevin. Supongo que es el peso de la experiencia, la suma de las derrotas y decepciones. La vida en sí…que cuando éramos pequeños parecía más fácil, más bonita y simple. Quizás nos empeñamos en complicarlo todo. Yo aún sigo creyendo en un mundo mejor, en una vida real sin más adornos que un amor verdadero. Que un sentir sin daños.

    Sigue así. Y encuentra la manera de vivir sin miedos.
    Un fuerte abrazo amigo.

    • Cuando éramos unos críos no nos preocupaba nada y ahora nos preocupa todo. Queremos ser adultos y cuando lo somos empezamos a tenerle miedo a tantas cosas. Creo que nos debería enseñar un niño como despreocuparnos de las cosas. Ya lo dije en otra entrada, parece que, llegados a una edad, abrimos la caja de Pandora y todos los males salen.
      Gracias por pasarte 😀 Un abrazo para ti también.

  3. Hola Kevin, tu escrito es realmente hermoso, punzante, profundo y directo. El miedo forma y formará parte de nuestras vidas. Porque de niños los mayores intentan despreocuparnos, y ahora nos encontramos en un mundo diferente, donde hay muchas piedras por el camino. Y el ego se ha ido haciendo más un problema que algo hermoso para nuestra identidad. La forma de llevar los altos y bajos, en lugar de enfrentarlos y sentirnos luego derrotados.. Yo creo que el miedo no hay que enfrentarlo sino comprenderlo porque somos seres humanos, llenos de miedos también. Pero existen miedos irracionales, como yo creo el miedo a la muerte. Si no has visto mi último post te invito a hacerlo. Allí también hay una reflexión, y como digo, es de sabios ponerla en práctica. Un fuerte abrazo y gracias por tus escritos. Maravillosos.

    • Llevaba tiempo queriendo escribir al respecto; en dos años se fueron bastantes personas y no es porque antes no fuera así, es que ahora soy consciente de ello y del dolor que causa.
      Respecto a lo de los niños, publiqué una entrada: “¿Dónde está el niño?” y ahí hablo sobre lo inocentes que éramos de pequeños.
      Vi hace ya varias semanas el vídeo de tu entrada por Facebook y me gustó. Creo que hasta lo compartí. Espero que no nos toque vivir la misma situación.
      PD: me gusta el nuevo diseño del blog 🙂

  4. Muy bonita entrada Kevin, como siempre directo y profundo. He releído la entrada varias veces, y es brillante. No es fácil hablar sobre este tema, la Muerte nos acecha (por ponerle un toque de humor), así que abrá que ponerse las pilas y vivir a tope cada día para que cuando llegue, podamos decir “Me voy, pero con la mochila llena de experiencias”. Nos seguimos leyendo ;). Un abrazo grande.

    • Gracias por tus palabras 🙂 Tengo pensado hacer un audio sobre el texto, ya lo subiré a mi canal de Youtube 😉 Y sí, sin duda que hay que irse con la mochilla llena de expeiencias y recuerdos y todo lo que sea posible.
      Un abrazo y como bien has dicho tú, nos seguimos leyendo 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s