Kevin Mancojo

Diario de a bordo

Un buen paseo siempre sienta bien

6 comentarios

Por fin vuelvo a andar a gusto, lo echaba de menos. Eso de que me arreglaran la pata chula se nota.

Antes de que mi torpeza la estropeara, caminaba de vez en cuando (tampoco mucho, mi físico no me lo permite). Solía ir a casa de un amigo andando o daba una vueltecita por el pueblo. Y cuando se estropeó dejé de hacerlo, no quería correr riesgos.

He de decir, ahora que he vuelto a dar paseos, que lo anhelaba bastante. No lo creía para tanto, pero resulta que sienta bien una buena caminata que te saque de casa y de un asiento. Te distrae, te saca un poco de la rutina, al menos en mi caso.

Hace dos días no me levanté de mi silla y estaba aburrido, incluso algo agobiado (demasiadas horas entre cuatro paredes), así que eché a andar. Me sentí feliz, como un ratón que sacan de su jaula. Hasta me llegué a sentir orgulloso por haber tomado la decisión de pasear. Imagino que eso se debe al hecho de poder liberar todo el agobio que da una casa en determinados momentos solo con caminar.

Así que, a partir de ahora volveré a las andadas (pero que chistes más cutres me marco, joder).

Os dejo la lección del día: salid a dar una vuelta, solos, id a un ritmo en el que no os canséis y ni se os ocurra estar pendientes del móvil. Acabaréis lejos, más de lo que os imaginabais en un principio. Es como abrir la jaula de los pájaros de nuestra cabeza, nos libraremos de todos ellos solo con dar un paseo. Toda la carga que teníamos en un principio se irá poco a poco y nos hará volver a sentir bien.

Anuncios

6 pensamientos en “Un buen paseo siempre sienta bien

  1. Por aquí hay un camino de bosques muy bonito, donde a veces me llevo la cámara de fotos. Pero normalmente paseo de la mano de mi amor, y por allí nos siguen nuestros gatitos, que al ver que nos vamos sienten curiosidad. Es un lugar donde antes había un inmenso manglar, lleno de agua. En sí uno ve arena y piedras y a veces hasta caracolas. Un lugar lleno de energía. Sí, caminar nos cambia el humor, y engrandece el amor.
    Tus chistes son irremediables, siempre saltas con algo divertido. Dije saltas???? 😉

    • Es impresionante como caminar nos cambia el humor como dices tú. Es tan simple y provoca algo tan grande… Mis chistes son una pesadilla si se está conmigo una tarde entera jajaja A veces hasta acabo riéndome solo yo 😛

  2. Tienes razón en varias cosas Kevin, no hay nada mejor que pasear para poner en orden tus pensamientos, yo un poco por obligación y otro poco por placer salgo a pasear prácticamente todos los días, hay días que salgo una hora y otros dos, una por la mañana y otra por la tarde, la de la mañana es por placer y es la que uso para poner en orden mis pensamientos (si es que a este torbellino que tengo por mente se le puede poner orden) o para crear.
    En lo segundo que tienes razón y como bien dice Carmen, si no eres capaz de reírte de ti mismo, no esperes que otros no lo hagan sin maldad, para entender el humor irracional ríete de tu sombra o ella lo hará. Un abrazo amigo.

    • ¡Estabas desaparecido! Ya te estaba echando en falta jajaja Me alegra volver a ver un comentario tuyo 😀
      Sí, aunque no lo parezca, pasear resulta ser un modo de ordenar las ideas y liberar los problemas.
      Y respecto a lo de reírme de mí mismo, a mi me encanta. Soy el primero que si dice alguna tontería se ríe de ella, es más, hace poco me volví disléxico: dije calasitos en vez de lacasitos y me empecé a reír.
      Un gigantesco abrazo para ti 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s