Kevin Mancojo

Diario de a bordo


Deja un comentario

2020

Sé que aún no hemos acabado el año, pero septiembre es un mes en el que comienzan nuevas etapas y nuevos proyectos. Y yo he decidido que esta vez me voy a dedicar tiempo a mí mismo.

Llevo ya unos 2 o 3 años donde todo lo que hago, en cierto modo, se proyecta hacia fuera. Me explico: comencé a meterme en proyectos y a colaborar con personas ayudando a llegar a sus objetivos y a cumplir sus metas. Y no sabéis la cantidad de cosas que he aprendido en todo ese tiempo. Siempre me ha gustado ayudar y siempre lo haré, pero no esperaba sacar tanto aprendizaje durante el proceso de todas las ideas y propósitos que tenía la gente.

He tratado con la inclusión en los recreos de algunos colegios gracias al proyecto PIAR (Proyecto de Inclusión en el Área de Recreo) de la Fundación de RafaPuede. Era increíble ver como los niños al final se ayudaban entre ellos para jugar. He normalizado la diversidad funcional con Capacesde; no por tener una discapacidad eres un bicho raro, ni eres un héroe, simplemente eres una persona que hace las cosas de una manera diferente. Descubrí un mundo nuevo cuando me metí en el proyecto “La educación global empieza en tu pueblo”. Apenas sabía sobre los objetivos de desarrollo sostenible que buscan equilibrar la balanza en la sociedad y mantener vivo el planeta. Ni siquiera sabía que el mundo se estuviera muriendo a esta velocidad. A través del proyecto MACHO aprendí que la música, un lenguaje universal donde todos se podían entender por igual, se convertía en un bonito refugio para algunas personas. Gracias a mi profesora de teatro pude hacer reír a niños con el teatro infantil. Además aprendí a improvisar bastante, con los pequeños nunca sabes lo que te puedes encontrar así que…

Y así podría tirarme un rato más, mostrando todo en lo que he formado parte y todo lo que he aprendido estos años. Y no me arrepiento de nada, incluso volvería a repetirlo sin dudarlo.

Sin embargo, comencé a construir mi camino más o menos en el 2014. Empecé con las charlas de motivación, nació este blog, acabé abriendo mi canal de Youtube, me tomé en serio la fotografía…

Todo esto, y alguna que otra cosa más, era mío. Lo que proyectaba por aquel entonces era todo para mí, era una proyección hacia dentro, hacia mi crecimiento y descubrimiento personal.

Aunque todo lo que he mencionado sobre mi comienzo iba dirigido hacia un público (que con el tiempo ha crecido muchísimo y le doy las gracias), realmente estaba encontrándome a mí mismo. Por aquel entonces necesitaba saber cuáles eran mis pasiones, a qué le dedicaría tiempo de verdad, qué inquietudes tenía, qué quería hacer con mi vida…

Pude responder todas aquellas preguntas a lo largo de los meses, pero poco después me vi envuelto en un proyecto detrás de otro sin ni siquiera darme cuenta. Una cosa llevó a la otra y… Bromas aparte, una vez que me vi metido en este mundo, me vinieron más propuestas que casi nunca rechazaba. Supongo que en cierto modo, aún seguía descubriéndome a mí mismo y, participando en todas estas ideas, podía saber qué era lo que me mantenía vivo.

En cambio este año… He decidido parar en seco. Necesito volver a donde comenzó todo, a mis pasiones, a donde yo pueda decidir qué, cuándo y dónde. Quiero volver a dirigir mi vida sin estar comprometido con los demás. Más bien quiero un compromiso conmigo mismo.

Me apetece volver a tragarme tutoriales en Youtube para saber cómo mejorar a la hora de editar vídeos, descubrir fotos en Instagram que se conviertan en ilusión para coger mi cámara y tirarme horas apretando el disparador, aprovechar los momentos de lucidez para escribir y plasmarlo aquí, poder decir que sí a las charlas motivacionales que me propongan. Simplemente quiero mejorar en aquello que sé que se me da bien.

Tengo varias ideas y proyectos que no he podido sacar de mi cabeza porque no me daba la vida para ello y, ahora que he parado el tren en el que me subí, aprovecharé el tiempo.

Espero explotar todo lo posible mis capacidades y seguir encontrando cosas nuevas que me hagan sentir vivo. Y me encantaría seguir emocionando a la gente haciendo lo que me gusta. Así que, 2020, agárrate que Kevin Mancojo va a llegar con fuerza.

#NuncaDejéisDeSonreír


Deja un comentario

18 días

 

Me he tirado 18 días fuera de casa, empalmando 3 viajes distintos (con amigos el primero, por un proyecto el segundo y el tercero para dar unas charlas). Pisando más de 10 pueblos y ciudades distintas, hablando 4 idiomas diferentes y aprendiendo frases y palabras de alguno más. Conociendo gente de otros países, intercambiando culturas y gastronomía, aprendiendo un poquito más sobre música. Cantando incluso en idiomas que no conocía. Descubriendo personas con discapacidades de todo tipo y que son capaces de superarse cada día. Viendo como hay quién se desvive por su vocación. He servido de ayuda a la gente que de verdad lo necesitaba y que se ha cruzado conmigo. Nos desesperamos tras perder la maleta de una compañera y nos pusimos nerviosos cuando se nos canceló un vuelo. He trasnochado un par de veces y he recuperado las horas no dormidas en aviones  y autobuses. Pude enseñar a otras personas jugar juegos de cartas y también me enseñaron a jugar juegos nuevos. Filosofé en muchas ocasiones, intercambié opiniones e ideas, aprendí alguna que otra lección. Pude convivir, una vez más, con amigos e hice amigos conviviendo. Descubrí que internet era mi trabajo, pero que sin él podía vivir en un mundo nuevo y distinto. Me adentré en un bosque y conecté con él hasta el punto de ver y oír animales que por lo general huyen de los humanos. Pisé el escenario de varias series y de algunas películas. Continué coleccionando postales. Almacené mis recuerdos en una barbaridad de fotos y vídeos. Me crucé con personas tan amables que hicieron mis días más bonitos. Encontré el verdadero significado de altruismo. Observé que las historias hacen a las personas y, a veces, las personas hacen historia. Me he reído, me he emocionado, he acabado agotado y he sido abrazado. Fui valorado y apreciado, me sentí afortunado.

Fueron 18 días donde acabé resfriado, casi sin voz y con ganas de dormir en mi cama. Nunca hice una locura como esta, nunca eché tanto de menos a mi familia, pero es que viajar… viajar alimenta el alma.

#NuncaDejéisDeSonreír


Deja un comentario

Las segundas familias

El tema del que quería hablar hoy es algo de lo que me di cuenta hace un mes más o menos, cuando empecé a moverme mucho más por Twitter y Youtube.

He de admitir que también es algo que me ocurrió en la comunidad bloguera. En realidad es algo que ocurre en la vida en general según a lo que dediques tu tiempo o en lo que trabajes.

Será mejor que no me enrolle más y os cuente:

Desde que empecé con el blog y con Youtube he llegado a conocer a muchísimas personas de todos los colores, lugares, edades y sexos, con diferentes opiniones, ideales y pensamientos.

Con el tema del blog comencé a leer otros blogueros muy interesantes que escribían lo que les apetecía. Me moví por este terreno y disfruté muchísimo hasta integrarme en la comunidad y ser uno más. Gracias, eso lo primero y lo segundo es que al final, más que una comunidad, se forma una familia que te motiva cada día a seguir. Y a pesar de no poder pasarme casi nunca a leeros por las diferentes cosas que hago, sé que vosotros en cuanto sacáis un ratito sí os pasáis por aquí (de nuevo, gracias).

http://www.eskola20.euskadi.eus/image/journal/article?img_id=1447356&t=1322346061676

Algo parecido me ha pasado con Youtube. Al igual que conocí a muchos de los blogueros por haberme integrado, en Twitter he empezado a seguir diferentes youtubers y entre unas cosas y otras hablamos a menudo los unos con los otros y nos lo pasamos bien comentando tonterías y ayudándonos mutuamente.

Creo que hemos terminado formando una piña muy divertida con unas idas de olla con las que uno termina riéndose. Supongo que es el objetivo que tenemos, sacar sonrisas porque las lágrimas abundan demasiado.

Cuando alguno hace un directo, los demás están ahí viéndolo y comentando, a veces hasta formamos parte de él (como fue mi caso hace unas semanas). Si uno sube un vídeo, los demás lo suelen compartir y dejar algún comentario. Si tenemos algún problema, tratamos de ayudar. Hasta hay intenciones de hacer colaboraciones de unos con otros, pero la distancia tiene su aquel. Y todas estas situaciones son algunas de las muchas que puede haber.

Yo me siento muy orgulloso de haberlos conocido. Hice bien en moverme por este terreno porque ahora disfruto mucho más haciendo vídeos sabiendo que ellos se pasan de vez en cuando a verlos y todas esas cosas que ya mencioné.

Es otra familia más a la que me he integrado y de la que me enorgullezco muchísimo. Y como dije, nos ayudamos mucho así que os recomiendo que os paséis por sus canales aunque sea para echarles un rápido vistazo (sé que el tiempo no abunda, pero bueno).

La red de Mario: https://www.youtube.com/channel/UChFm1c5n1zlqK4-EitRPPRQ

LacerVlogs: https://www.youtube.com/channel/UCfAo8Zx2D8bUQ8UOkjEHKig

Maria ComoLasGalletas: https://www.youtube.com/channel/UCfbO6xKFLp9nilOm_kyC2RQ

Mateo Bac: https://www.youtube.com/channel/UCJiX2YuBddznhEkLqqatW_A

Super Jellyfish: https://www.youtube.com/channel/UCgiuLhFr9MOh6sQer1EegUA

Cris Valderas: https://www.youtube.com/channel/UC4LXwQGTpuLTzlT_ZW5KPrg

Aircrum: https://www.youtube.com/channel/UCSKdMLjKgqQQ7EzzFJtPViA

Lo siento por los que me falten, hay tantos…

Sea como sea, ya me he quedado a gusto, me apetecía escribir sobre las segundas familias que surgen en esta vida.

https://i1.wp.com/www.arkadian.vg/wp-content/uploads/2015/03/youtube-live-streaming.png


2 comentarios

Mi ausencia estos días

¡Por fin! Sé que me echabais de menos (no tengo abuela), yo también echaba de menos escribir y leer otros blogs. Os explicaré mi ausencia y poco más, quiero ponerme al día poco a poco que estoy más perdido que un buzo en la luna.

No sé si lo dije en otra entrada o en alguno de mis vídeos, pero mi ordenador estaba que explotaba. Los discos duros que tenía estaban llenos, no podía meter vídeos del último viaje. Además me iba muy lento. Así que decidí renovarlo un poco; entregué el pc a una tienda de informática y les comenté más o menos lo que pasaba y lo que quería (más espacio y más velocidad). Encima aproveché para que le pusieran un sistema operativo nuevo. Para aquellos que no entiendan esto último os lo explicaré fácilmente: Windows 7, Mac, Linux… Seguro que habéis oído alguno de estos nombres, pues a mí me han puesto uno de ellos. Ahora me toca instalar ciertos programas, como el editor de vídeos, para poder seguir con mis cosas. Esto me llevará un tiempecito, por eso quiero ir poco a poco y cuando ya esté todo, os pondré al día con ciertas noticias.

No quería comentar nada más, solo era para avisaros. Aunque ya que estoy, la lección de estos días: tengo que desintoxicarme un poco del ordenador. Es mi medio de “trabajo”, pero creo que me paso un poquito con él. Ha sido un reto estar tantos días sin publicar algo (la libreta de ideas tiene algunos temas nuevos esperando), viendo vídeos desde el móvil, no poder jugar con amigos, etc. Al menos me he leído un libro (ya publicaré sobre ello) y estoy con otro ya.

¡Ah! Y ya sabéis… Nunca dejéis de sonreír.


8 comentarios

Simplemente gracias

¿Cómo os va el jueves? Yo traigo demasiadas noticias encima y además muy dispares. No es plan haceros un popurrí de todo así que he priorizado.

Para empezar quiero darle las gracias a Floricienta por su publicación en su blog sobre mí. Yo publiqué mi entrada antes y cuando leí la suya me quedé con mal sabor de boca por lo que trataré de solucionarlo hoy.

Todo empezó cuando me di cuenta de que tenía que moverme más por internet (sí, más aun). Sentí que para avanzar, para crecer y alcanzar mis objetivos tenía que buscar personas que me aportaran algo más y diferente de lo que me aporta mi gente. Cuando descubrí “elrincóndefloricienta” y realicé el audio, empecé a pensar: “¿Por qué no sacar el valor para contactar con ella? No tengo nada que perder y tal vez me enseñe más de lo que yo le tengo que enseñar”. Y así fue; de una manera indirecta con Floricienta aprendí a buscar más allá de mi pueblo. Fue con ella con quién logré tener la valentía de acudir a otros desde internet y actualmente tengo a algunas personas por diferentes lugares con las que charlo de vez en cuando.

Aparte de eso, leer sus relatos es un lujazo. Lo que transmite con sus palabras es alucinante. Cuida mucho todo lo que escribe y se nota, realmente logra transmitir lo que quiere con cada una de sus entradas. Es más, me vi de nuevo identificado con una de ellas por lo que volverá a haber otro audio, pero para eso todavía queda. Encima es un amor de persona, los correos que nos hemos mandado por lo del vídeo y por otras ideas siempre han estado llenos de cariño.

Además de todo eso, gracias a ella, el vídeo ha llegado a más de mil reproducciones en tres días (el primer vídeo llegó a las mil en una semana) y el blog llegó a superar el record de visitas. Encima me han seguido muchas más personas y todo por su publicación. Te debo una muy muy muy grande. A veces cuesta llegar a más gente y cuando surgen cosas así, el ánimo sube muchísimo. Mil gracias Floricienta y bienvenidos a los nuevos, es todo un honor teneros aquí.

Esta era la primera parte sobre la que quería hablar porque esta entrada va un poco de agradecimientos.

A otro grupo de personas que les agradezco mucho el haber publicado mi blog y a los que espero apoyar de un modo más directo tarde o temprano (espero que sea más temprano que tarde) es a Grinbuzz. No me di cuenta hasta hoy que yo aparecía en su blog a pesar de solo haber tratado de ayudar con una publicación (click aquí para verla) y con mis tweets para animar a otros a dejar huellas. Muchísimas gracias a vosotros también.

Os recomiendo meteros a su página, ayudaréis a niños desfavorecidos a tener una vida mejor. Solo os tenéis que registrar y ver unos pocos vídeos. Al final os sentiréis bien con vosotros mismos, os lo digo por propia experiencia.

Con esto llega a su fin la entrada de hoy. Siento como que estoy agradeciendo mucho a muchas personas estas últimas semanas, supongo que es algo bueno, ¿no? Sea como sea, para mañana (los viernes siempre publico algo) ya tengo algo pensado, bueno, en realidad hay dos cositas que todavía me quedan por contar. Aunque a lo mejor me reservo una como sorpresa, ya veremos…

Buen juerves para algunos y feliz jueves para el resto.


8 comentarios

¡Entrada nº 100!

¡Hoy toca sorpresa! Para empezar quiero deciros que la mala suerte no se ha ido del todo; se me fastidió el ordenador el viernes. Pero parece que fue con toda la intención, pues el domingo vino mi amiga y grabamos vídeos. Si hubiera estado todo en orden, hubiera escrito algo normalito para la entrada número 100. ¡Sí! ¡Ya he llegado a la centena! Y por llegar tan lejos me apetecía hacer algo un poquito diferente; conseguir que el lector se emocione leyendo tiene mérito, pero yo quise llegar un poco más allá.

Hace tiempo descubrí un texto alucinante “¿Me perdonas?” de Floricienta (os recomiendo pasar por su blog). Decidí leer, o mejor dicho, interpretar esa entrada suya. Quise darle vida a cada una de las palabras y lo grabé. Lo repetí una y otra vez hasta que me quedé satisfecho (pude haber dado más de mí, pero no sabéis lo que costó llegar a donde llegué). El audio lo guardé en el Whatsapp y como a veces (solo a veces) soy precavido, me lo automandé a mi correo y menos mal, sino ahora estaría perdido.

Tuve la idea de contactar con la autora del texto y busqué el modo de hacerlo. Ella se dispuso a facilitarme lo que necesitaba y terminamos hablando. Llegamos a una misma idea: hacer un vídeo para poder publicarlo en nuestros blogs. Se me ocurrió que para mí podía ser un especial 100 entradas y esa es mi intención; mezclar algo tan emotivo como lo que escribió Floricienta con la vida que pueden cobrar algunos textos si se leen con sentimiento.

Ayer me tiré hasta las 2 de la madrugada editando y no, no penséis que lo pasé mal. Disfruté quedándome hasta tarde para algo así. Al final de la entrada dejaré el vídeo, no os preocupéis.

Algo que también quería hacer es daros las gracias por estar al otro lado leyendo mis chorradas, mis reflexiones, mis memorias y demás. Por compartir algunas de mis publicaciones, por vuestros comentarios y por todo en general. Ya os lo he dicho en otras ocasiones, esto no funciona si yo no veo respuestas y por ahora las hay y cada vez más. Gracias.

¡A por muchas otras entradas más! ¡Ah! Y ya sabéis, nunca dejéis de sonreír… 😉