Kevin Mancojo

Diario de a bordo


4 comentarios

Cuadernos

Cuadernos, cuadernos y más cuadernos, llevo una temporada de necesitar cuadernos para todo. No es porque las cosas se me olviden, que también, es para tenerlo todo plasmado en algún sitio. Las ideas, las necesidades, las citas, etc, pueden marcharse tan pronto como han aparecido y por eso decidí emplear libretas para todo aquello que, tarde o temprano, se me escaparía de mi memoria.

Tengo una gran variedad: desde el que se ha convertido en mi diario de las cosas positivas, como el de las ideas que se me ocurren para mis críos de 1ºG o incluso para otras posibles charlas. Hay un cuadernito pequeñito que uso para el blog, escribo en él cosas sobre las que puedo escribir, aunque más tarde se convirtió en la libreta de los proyectos. Decidí que fuera pequeña porque de esa forma podía llevármela a cualquier lado sin que ocupara apenas espacio.

Otro cuaderno, que en realidad antes era un diario (con antes me refiero a cuando todavía estaba en el cole…). En esta anoto los libros que quiero leer, me di cuenta que la lista se hacía larga como para recordarlos y los apunté. Y ahora ha llegado la libreta de Youtube. Claro, ¿cómo si no voy a hacer vlogs? Tendré que escribir las diferentes locuras que se me vayan ocurriendo. La he estrenado hoy porque, de nuevo, se me estaban acumulando los pensamientos y no se me podían escapar, estas no…

Desde que empecé con este tema, me siento más a gusto. Yo nunca entendía a la gente que tenía libretas y apuntaba todo, yo en el instituto ni usaba agenda y aun así, en ocasiones me preguntaban a mí que había de deberes. Supongo que por aquella época mi memoria estaba en auge, ahora… bueno, uno se va haciendo viejo.

Pero es que además de que así no se te olvidan las cosas, otra buena razón de esto es el poder coger estos cuadernos el día de mañana y ver lo que ha llegado a pasar por tu vida y por tu mente a lo largo de tus años. Me entretiene, le he cogido el gusto a esto y creo que voy a seguir así. Y aunque pueda sonar absurdo, da satisfacción.

Creo que uno va buscando sus propias libretas según pasan los años…

Anuncios


14 comentarios

¡YA ESTÁ! Mi primer vlog

¡Buenísimos días gente! Ya sabéis que suelo publicar cada dos días, más los viernes que son sagrados (el motivo sigue siendo un secreto, aunque es muy absurdo). Al escribir día sí y día no, os perdisteis algo ayer…

¡Mi primer videoblog, vlog o como lo queráis llamar! Sí, ese que os prometí hace unos días, ese con el que me tiré tres días editando. Pues ya está en Youtube y hoy os lo vengo a presentar. Acabo de mirar las visitas que ha tenido y llevo ya 371 y no lleva ni 24 horas subido. Sinceramente me parece espectacular, estoy eufórico.

Como os suelo decir, el esfuerzo tiene su recompensa y ahí está. Mucha gente se ha reído con mis tonterías, incluso amigos que sé que les cuesta reírse con mis payasadas. No he tenido quejas en el contenido en sí y eso me alegra porque ha sido el primer vídeo, así que no he podido ser otra persona más que yo mismo, incluidas mis chorradas y mi “seriedad” (hay poca en el vídeo la verdad). Lo malo es que es listón vuelve a estar alto. No sé cómo narices lo hago, es decir, cuando más natural me salen las cosas, más brutales quedan (en el buen sentido de la palabra). Sé que si sigo así no habrá problemas, pero es difícil ser tan constante y mantener las expectativas. Muchos tienen fe en mí y confían en que seguiré divirtiendo y entreteniendo y lo agradezco muchísimo, por lo que me lo seguiré currando, me cueste o no. Si las noches en vela pensando cosas para los siguientes vídeos dan sus frutos, merecerá la pena tirarse dos horas sin dormir a mitad de la noche.

A veces hay que sacrificarse para conseguir lo que se quiere y es que, en cierto modo ni siquiera requiere un sacrificio, pues se disfruta buscando la manera de innovar y entretener. Al menos ese es mi caso.

Sé que en la comunidad bloguera ya soy uno más y a vosotros os voy a proponer una pequeña idea, pero por ahora me la voy a ahorrar, quiero dar mis primeros pasos como bebé que soy en Youtube. Lo sé, soy cruel, os acabo de dejar intrigados, es una de las cosas con las que disfruto a veces, pero no os lo toméis a mal, será por una buena causa, os lo aseguro.

Al resto de mis lectores, y a todos en general, os dejaré que seáis vosotros los que me dejéis ideas, consejos y todo lo que se os ocurra. Y ahora… llega el momento que esperabais; el vídeo.

PD: sé que la música está un poquito fuerte en algunos momentos y que apenas se me escucha, pero lo corregiré para la próxima vez.

Nunca dejéis de sonreír 😉