Kevin Mancojo

Diario de a bordo


2 comentarios

Vídeo: “Torneo voley playa Mil Palmeras 2015”

Este vídeo tiene ya unas semanitas, pero no quiero cansaros subiendo tantos, hay épocas en las que subo uno detrás de otro y el blog está para más cosas.

Aquel día había un torneo de voleybol y a mí me invitaron. Aproveché la oportunidad, sobre todo porque quise cambiar el estilo; traté de tener visión espacial, preveer algunos planos (el principio y el final del vídeo) y otros detalles que no había hecho con anterioridad.

Para mí es uno de mis favoritos. Supongo que el haber descubierto a otros youtubers con muchos años de experiencia (Caisey Neistat sobre todo, un youtuber americano que hace vlogs diarios) me ha servido para este, motivo por el cual quise experimentar un poquito y modificar ideas.

Ahora que he adquirido otro estilo trataré de usarlo, pero tampoco quiero perder el anterior por lo que posiblemente termine por mezclar o en algunas ocasiones me centraré en uno u en otro, según interese o apetezca.

En lo que al tema del vídeo respecta, aunque no os guste el voleybol posiblemente os entretenga y tal vez hasta os sepa a poco. Fuimos muy temprano por lo que pudimos ver salir el sol detrás del mar, algo de lo que me enamoré. Mis amigos tuvieron que montar las redes y yo acabé metiéndome al mar, grabé partidos con unas buenas jugadas y otros… bueno, al menos se lo pasaron bien. Tranquilos, las tonterías tampoco faltan, sobre todo las de fastidiar a un amigo mientras duerme (que mala gente somos).

Creo que ya es hora de dejaros ver el vídeo. Si podéis dejar en los comentarios si os gusta el estilo o no, o si preferís otra cosa o lo que sea, os lo agradecería muchísimo. Ya me diréis:


2 comentarios

Vídeo: “Tag: say anything (di algo)”

Ayer fui a casa de unos amigos míos y les propuse hacer un reto: decir sustantivos cada uno de nosotros en orden sin repetir ninguno y sin tardar mucho en decir alguno. Parece fácil, pero no lo es, os lo aseguro… si te concentras en tus palabras, perderás por repetir la de los otros, si te concentras en los demás, perderás por tardar mucho o no pensar algún sustantivo directamente. A veces hasta solo se te ocurre decir la que ha dicho la persona anterior y bueno… es una forma tonta de perder.

Cuando se lo propuse aceptaron, hasta me dejaron grabar para hacer un vídeo y la verdad es que creo que ha quedado muy divertido. Nosotros nos lo pasamos genial y nos echamos muchas risas. Espero que vosotros también. Os dejo el vídeo para que dejéis de leer y disfrutéis de nuestras tonterías:


8 comentarios

Pueblo duerme

Ayer fue el cumpleaños de un amigo mío y le hicimos una fiesta sorpresa. Todo salió de lujo, incluso se nos emocionó porque no esperaba nada de nada y encima conseguimos reunir unas 20 personas (algo difícil cuando hay carreras y trabajos de por medio).

Tras picotear, sacar los regalos y comer tarta, me apetecía jugar al pueblo duerme, un juego de cartas que es jodidamente entretenido. Para aquellos que no sepan de que va, aquí la explicación (os advierto, soy malo explicando el maldito juego a pesar de ser fácil):

Tiene que haber más o menos unas 10 personas y alguien que haga de “madre”. A cada una las personas que juega se le reparte dos cartas (nadie puede ver las de los demás), pero antes se debe decidir qué carta va a ser la que designe al asesino o asesinos, esto ya depende de la cantidad de participantes que haya (nosotros usamos el as). Una vez hecho el reparto, la “madre” da unas consignas: “pueblo duerme” y todos cierran los ojos. “Asesinos despiertan” y los que lo sean abren los ojos, señalan a un jugador para “asesinarlo”. “Asesinos duermen, pueblo despierta” y todos abren los ojos. La “madre” dice a quién han asesinado, la víctima debe levantar una de las dos cartas (se elige por mayoría) y comienza el debate, pues se empieza a buscar al asesino.

Aquí viene lo divertido, ya que es donde se involucran las dotes de cada uno de los asesinos para mentir, disimular, culpar, etc. y evitar que lo cacen. Yo personalmente no es que sea muy bueno, aunque en la última partida me cargué a unos cuantos. Luego teníamos a un amigo que cazaba a todos los asesinos, tenía tan buen ojo que terminamos por matarlo constantemente. Y la verdad es que es una chulada de juego porque influyen muchísimas cosas y se discuten miles de tonterías que al final a lo mejor no son nada o lo son todo. A veces los asesinos acaban enfrentando a ciertas personas mediante asesinatos muy específicos o simplemente matan para eliminar jugadores, eso depende de cada uno. Tuve momentos de dolor de barriga de las veces que me reía, viendo como algunos se peleaban por culpar a uno u a otro.

Y esto viene a cuento de que me encantan las tardes-noches de casa y juegos de mesa. Al principio nadie quería jugar, yo fui preguntando y muchos me ponían cara de que no les apetecía y al final éramos casi todos los que acabamos jugando. Lo mejor de esto es que pasamos dos horas con el juego y nadie se enteró de ello.

Con esto quiero decir que estos momentos normalmente se hacen inolvidables y encima provocan ganas de más, al menos a mí me pasa. Son momentos de competitividad, de risas, de piques…

Posiblemente hubiéramos seguido jugando gran parte de la noche de no ser porque había personas que les apetecía salir a tomar algo, y eso hicimos.

Dicho esto, viene la lección del día: ¡no juguéis juegos de mesa que las horas se os pasan volando y al final no hacéis las tareas que teníais que hacer! Es broma, solo puedo decir que disfrutéis de esos momentos cuando surjan y que los apreciéis. Yo hubiera seguido jugando la verdad, prefiero eso antes que salir, pero siempre viene bien dosificar un poco y variar.


4 comentarios

La Playstation 1

Revisando mi cuadernito de ideas (apunto cualquier cosa que se me ocurra), encontré una anécdota graciosa (lo fue más en su momento, pero bueno).

Hace muchos años (que viejo suena esto), cuando yo todavía era un mocoso, hacía camping con mis padres. Allí conocimos varias familias con las que pasábamos los días y compartíamos todo. Yo para algunas de las hijas era un juguete al que dar de comer y demás y para los hijos era… ni idea, pero nos lo pasábamos bomba. Creo que por aquel entonces tenía 5 años y además una preciosa Playstation 1. Imagino que todos la conocéis, aquella consola de Sony que fue una revolución y que actualmente van por la cuarta.

Mi padre, no sé por qué, decidió traérsela. Una Playstation en un camping… Obviamente yo estaba encantado. Me enamoré de un juego llamado Tekken; era de peleas, uno contra uno. Le dediqué mucho tiempo y aprendí muchas combinaciones de botones.

Cuando llegué al camping con la consola, la enchufamos y preparamos todo, empezó el “campeonato…” Mi hermano, los hijos de las tropecientas familias y todo aquel que quisiera retarme lo podía hacer. Aquel que ganara el combate se quedaba y el perdedor dejaba a otro. Todos eran mayores que yo, como ya he dicho, era un mocoso por aquel entonces. Y no penséis que me dejaban ganar… para nada, muchos hasta se mosqueaban porque, aun jugando en serio, no salían victoriosos.

He de reconocer que de todos ellos, solo uno me podía vencer y era porque sabía cómo desviar mis ataques, por lo que yo perdí (fue así como destrocé el mando de la Play… vale, no, es broma, de ser así me hubieran quitado la consola).

Recuerdo a mi padre con una sonrisa de oreja a oreja y yo obviamente no iba a ser menos. Nos deleitábamos con la ira con la que se marchaban muchos tras perder el combate. Nos reíamos constantemente.

Para que luego digan que cómo juego a la Play; ahí tenéis una historia totalmente real. Sé que no os responde a la pregunta, pero me da igual, ya llegará el momento de esa respuesta.

Quiero terminar con una pregunta: ¿Cuál es vuestra consola favorita, si es que tuvisteis alguna? ¿Y vuestro juego preferido? Vale, son dos preguntas y no una, ya no sé ni contar…