Kevin Mancojo

Diario de a bordo


Deja un comentario

La princesa Ariadna y Tomillo, el jardinero

Hacía ya varios años (unos 4 o 5) tenía una espinita clavada: el teatro. Me llamaba la atención eso de tener que ser otra persona, incluyendo sus pensamientos, ideas, actitud… Meterte en la piel de otra persona es jodido, muy jodido. Nos cuesta empatizar, como para encima dejar de ser tú para ser otro. Me parecía un reto alucinante que tenía que probar y superar.

Pues hace 3 años me quité esa espinita. Me convertí en Ariadna, una princesa muy, pero que muy pesada y a la vez muy extravagante. Y sobre todo enamoradiza, aunque eso se debía a que vivía sola en una isla.

Ella fue mi primer personaje y… os aseguro que os hubiera gustado verme con una peluca rubia rizada, labios pintados de rojo, sin afeitarme y con un vestido de princesa ajustado de palabra de honor (se me veía medio pecho peludo). Nada más salir a escena la gente ya se reía y esa sensación fue increíble…

Ariadna estaba hecha para mí, me metí en su piel rápidamente. Creo que los personajes como ella me sientan como anillo al dedo (el chiste de mancos que no falte). Y no sé si es por mi interpretación o por mis pintas, pero la gente quiere volver a verme como aquella princesa pesada, pero de lo más divertida. Tengo que admitir que yo también quiero embutirme en el vestido y hacer el tonto una vez más como Ariadna, ella será mi primer amor.

Sin embargo, Tomillo no se queda corto (el papel de este año). Se está convirtiendo en un personaje muy divertido porque he de plasmar cosas muy dispares… El jardinero, como Ariadna, es muy pesado, pero además es un bocazas, un miedica y un intento fallido de ser un don Juan, más bien se queda en un hombre más salido que el pico de una mesa.

Tomillo está siendo un personaje muy interesante para mí porque me estoy exigiendo muchos aspectos que quiero mejorar, y en los que no me había centrado en los personajes anteriores. Sé que el jardinero puede convertirse en uno de mis mejores papeles porque su forma de ser, de pensar y actuar dan mucho juego, tanto para momentos alegres y divertidos, como las partes serias y trágicas.

Además de que tengo a mi lado una compañera muy increíble, la princesa Suspiritos. No hablaré de ella porque será mejor que vayáis a ver la obra, al menos aquellos que tengáis la oportunidad de hacerlo (sé que muchos me leéis incluso desde otros países, lo siento por vosotros, perdéis la oportunidad de verme temblando de miedo ante el rey Farfán I). Os dejo en la imagen (la de abajo) toda la información.

Es curioso, escribo esta entrada con ganas e ilusión, ¿será porque quedan poco más de 24 horas para meterme en la piel de Tomillo, el jardinero?

 

#NuncaDejéisDeSonreír

Anuncios


1 comentario

He vivido innumerables historias

He viajado a mundos mágicos, he cruzado dimensiones nuevas, recorrí tierras desconocidas, viví varias guerras; algunas llenas de magia y otras históricamente registradas. Conocí dragones y conviví con razas cuyos nombres no sabría pronunciar. Me han querido matar en incontables ocasiones y he salido victorioso en otras tantas. Pisé el Himalaya y aprendí lo que era meditar junto al frío. He tenido tantos hogares y tantas familias… y a la vez he acabado perdido y sólo. Salvé vidas tantas veces que no recuerdo ni cuál fue la primera vez. Me enamoré y desenamoré un millón de veces. Me presenté ante grandes reyes y serví como un gran guerrero. Resolví asesinatos y descubrí tesoros. Luché con mis propios puños, atravesé cuerpos con mi espada y encañoné armas. He sido un niño y un anciano. He perdido a muchas personas, pero conocí a muchas más. Hice el amor en lugares que ni recuerdo y con personas que nunca olvidaré. Incluso me pagaron por ello en algunas ocasiones. Fui una rata que leía, un niño con asperger, una ladrona de libros, un unicornio y un psicoanalista. Conocí osos que hablaban. He vivido diferentes futuros. Hablé con brujas. Volé en globo. Me volví invisible varias veces. Enfrentré demonios.

He vivido innumerables historias y seguiré viviendo muchas más hasta que me arrebaten la capacidad de leer.


Deja un comentario

Davide, un joven italiano

Supongo que muchos me tenéis como ejemplo de superación, pero… ¿para eso no debería de haber pasado de una situación a otra más compleja y distinta a la anterior? Es decir, lo mío (mi discapacidad) viene de serie, desde que nací, no conozco otra cosa. Aprendí a escribir, comer, vestirme, etc. igual que los demás, solo que a mi manera. A lo mancojo.

Esto fue algo sobre lo que reflexioné en un congreso de motivación y superación (otro tema que ya os contaré también), donde una de las personas explicó que ella podía motivar a la gente debido a su discapacidad (de nacimiento como la mía), pero eso de la superación… Para eso ya había otros ponentes cuyas historias sí eran de superación puesto que tuvieron que pasar por circunstancias muy duras, pero que al final lograron superar y aprovechar para crecer personalmente (resiliencia).

Todo esto os lo cuento porque hoy os quería hablar de Davide, un joven italiano de 24 años, que contrajo una meningitis que le costó muy cara… tuvieron que amputarle las cuatro extremidades.

Y esto, sí es superación. Ni siquiera yo puedo imaginar por lo que ha tenido que pasar porque, como ya he dicho, no he conocido otra cosa distinta a mi discapacidad. Él sí.

Descubrí a este chico hace poco, en una de mis redes sociales favoritas, Instagram, donde suelo echar un ojo al perfil de prácticamente todo el que interactúa de una forma u otra conmigo o mis publicaciones. Y eso hice con Davide.

Me impactó un montón su historia, la cual iba contando con bastante detalle en las descripciones de las fotos que iba publicando (cómo empezó todo, su entorno familiar, el hospital…). No quiero contaros nada al respecto, quiero que seáis vosotros los que saquéis un ratito para leerle en cada una de sus FOTOS.

Actualmente está revolucionando las redes sociales, sobre todo Instagram, donde ha superado los 55.000 seguidores en apenas unas semanas. La actitud positiva con la que está afrontando la situación está empezando a calar en la gente y muchos le apoyan en su nuevo camino. Sobre todo para conseguir unas prótesis que le permitan echarse una carrera conmigo (Davide, sé que me vas a leer y te reto a correr conmigo aunque sean 10 metros).

Bromas a parte, Davide ya ha recaudado el dinero así que me toca darle la enhorabuena. La noticia me alegró un montón, me salió una sonrisa de oreja a oreja. Será un gustazo poder darnos un paseito por ahí y contarnos nuestras historias. Y de verdad que, aunque parezca que no, los humanos también podemos ser generosos y apoyarnos entre nosotros como ha sucedido en esta situación.

Solo os diré que en estos casos tan jodidos lo más importante es tener  un entorno que te apoya y sobre todo ganas, ilusión y actitud para tirar del carro. No es fácil sufrir un cambio tan drástico en tu vida, pero no te queda otra que adaptarte a lo nuevo y, eso es algo que Davide conseguirá con el tiempo.

 

#NuncaDejéisDeSonreír


Deja un comentario

Inmerso en un nuevo proyecto

Del 24 al 29 de abril estuve en Lorca (Murcia) en una formación sobre la Educación Global y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Algo que así de primeras supongo que no sabréis ni lo que es, pero que realmente es algo que todos buscamos y deseamos. Creo que la mejor forma de explicároslo es poniendo un vídeo con el que se disiparán todas las dudas.

La formación forma parte de un proyecto de 3 años de duración llamado “La Educación Global empieza en tu pueblo” que ha organizado Cazalla y que además está financiado por la Unión Europea (así que imaginad el nivel). En él participan también otros países como Bulgaria, Austria, Chipre, Eslovenia y Lituania.

El proyecto consiste en acercar todo esto a los jóvenes de nuestras localidades (las nueve que hemos sido seleccionadas) y hacerles partícipes de diferentes talleres, actividades o cualquier cosa que se nos pueda ocurrir relacionadas con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (en este caso se eligieron el 5, el 11 y el 12). Es más, la idea es que sean ellos los que propongan lo que más les guste según sus intereses (sin perder nunca de vista los ODS).

Ahora que os he puesto en contexto me gustaría hablaros de mi experiencia durante esos 5 días tan intensos. Para empezar, yo iba con dos personas de mi pueblo que ya conocía: la primera es la que me propuso formar parte de todo esto y la segunda persona es alguien que conocí hace relativamente poco, pero con la cual tengo una conexión bastante curiosa (todos creían que nos conocíamos varios años y en realidad no nos conocemos ni uno).

A parte de ellos dos, conocía a una persona más que también fue a la formación. Con ella coincidí en una gala donde nos premiaron por nuestras iniciativas y proyectos (esta historia ya os la contaré). Pero por lo demás… no sabía a quién me iba a encontrar allí, es más, no sabía ni dónde estaba el hostal, ni nada (bendito sea el Google Maps). Vamos, era uno de esos movimientos a ciegas donde salía de mi zona de confort para conocer muchísimas cosas nuevas. Y así fue.

Al principio estábamos todos con aquellos con los que habíamos venido o con los que más confianza teníamos. Pero al día siguiente, más o menos, parecía que nos conociéramos de hacía bastantes meses. Supongo que se debía a la predisposición que teníamos todos a aprender de los demás, a conocer caras nuevas e indagar en temas que apenas controlábamos (todo esto me recordó a un taller de teatro al que fui donde no llegamos siquiera a conocer nuestros nombres, pero esto es otra historia más que os debo contar).

La dinámica de la formación era muy amena y agradable: actividades en grupo donde compartíamos opiniones y conocimientos con respecto a lo que debíamos trabajar y conocer (la igualdad de género, ciudades y comunidades sostenibles y producción y consumo responsables). Eso de estar frente a la pizarra, tomar apuntes y no movernos del sitio no lo hicimos prácticamente ni una vez. Y esto fue lo que lo hizo tan genial. Todo era un debate constante. Opiniones de todo tipo, algunas incluso muy opuestas. Creo que esa es una de las grandes formas de crecer como persona. Al fin y al cabo, si todos afirman tus palabras sin más, no aportan nada nuevo ni distinto que pueda hacer que te replantees tus ideales. O eso creo…

Y debo admitir que creía que yo me planteaba muchas preguntas o que me hacía las adecuadas, pero allí descubrí que todavía había muchas más que yo no conocía y con las que tuve que crearme una opinión nueva desde cero. Era una de las cosas que más me gustaba.

Hay más historias que os podría contar, por algo fueron 5 días intensos. Pero me reservaré algunas cosillas para mí. Solo os diré que nunca perdáis las ganas de aprender y que os atreváis a conocer algo totalmente nuevo y distinto para vosotros, incluso aunque al principio os dé miedo. Resulta tan enriquecedor que cuando echéis una mirada al pasado os daréis cuenta de la cantidad de peldaños que habéis subido sin siquiera notarlo.

 

#NuncaDejéisDeSonreír


2 comentarios

La vida se cuenta por recuerdos

Dejaros de 2015, dejaros de 2016, dejaros de años, dejaros de propósitos, dejaros de esos tópicos que solo llegan por estas fechas. Dejaros de decir cosas solo ahora porque es cuando echamos la vista hacia atrás. Dejadlo ya.

La vida no se cuenta por años, no se cuenta por la buena fe que tenemos diciendo que nos hemos propuesto algo en concreto. No podemos medir nuestras vidas solo cuando hay un día concreto que parece que para muchos es un antes y un después cuando en realidad no es cuestión de fechas sino de actitud.

La vida se cuenta por días, la vida se cuenta por recuerdos, por momentos y experiencias. No malgastéis el tiempo en palabras que solo duran unas semanas, moved el culo de vuestras sillas y cread vuestro camino, construidlo y formad una historia tras otra que para vosotros tenga un valor incalculable cuando para otros apenas tenga sentido.

Compartid vuestros días con las personas que más os apetezcan, decid las gilipolleces que se os ocurran, haced el tonto de vez en cuando, reíd hasta que os duela, escuchad, observad, llorad, amad, conoced personas y descubrid mundo. ¡Pero hacedlo ya!

No dejéis que llegue una fecha determinada para proponéroslo, hacedlo cuando lo sintáis de verdad, de corazón.

Estoy harto de ver como ahora todo son intenciones y buenos deseos. Cuando esto acabe, todo será igual que antes, pero porque vosotros dejáis que así sea.

Y no, yo no pienso dejar que eso ocurra… Pienso seguir construyendo mi camino ladrillo a ladrillo, día tras día. Seguiré viviendo aventuras y poco a poco se crearán recuerdos que iré acumulando.

He tenido la suerte de grabar (literalmente) para siempre algunos momentos de mi vida, fue una decisión que ahora mismo valoro más que nunca. Ya no son recuerdos solo para mí, ahora los puedo compartir con muchos de vosotros y quiero que así sea por mucho tiempo.

Solo pensad que no sabemos siquiera si llegaremos al mañana, por lo que debemos disfrutar de cada día como si fuera el último.

La vida no se cuenta por años, la vida se cuenta por recuerdos…

 


6 comentarios

La magia de la simpleza

Hoy estaba editando un vídeo, pero no estaba muy inspirado. Con cualquier cosa me estaba distrayendo. Encima me apetecía probar mi nuevo patín motorizado (en el canal de Youtube lo tenéis si queréis verlo). Sí, motorizado, tiene un motor que se carga y ¡hala! A correr. Y lo quería probar, pero con mi perra. Decidí coger ambas cosas y dar una vuelta.

Llevaba tiempo sin disfrutar tanto me parece a mí, porque mientras íbamos hacia un descampado inmenso me estaba sintiendo más feliz que un niño pequeño.

Toda aquella zona es preciosa cuando está llena de flores; ves un terreno gigante inmerso de un color amarillo fuerte, eso, combinado con el cielo azul despejado se crea algo bello.

Snapchat-3516527547860451982

Hoy estaba así y es una zona preciosa para pasear con tu perro para que se sienta a gusto y pueda corretear por ahí libremente sin molestar a nadie.

Ya he ido en varias ocasiones, pero nunca ha sido tan mágico como en esta ocasión. El primer momento en el que empecé a asombrarme de que algo tan simple pudiera crear tanta magia fue cuando quise echar una foto a la perra y al patín:

IMG_20151106_154344

He de admitir que la muy perra (chiste malo, lo sé) sabe posar, siempre termina saliendo bien. Pero aun así, transmite mucho esa imagen y si llegáis a estar allí, sin apenas ruido, disfrutando de la brisa y del paisaje…

Sin embargo, lo que nos ha llegado a cautivar tanto a Lila (así se llama mi perra) como a mí han sido las cabras (u ovejas, no sé diferenciarlas, lo siento). Estábamos en un camino de tierra y al terminarlo vimos esto:

2015-11-06 15.59.01

No me preguntéis porqué, pero nos hemos tirado los dos embobados unos 10-15 minutos. Supongo que el ver como todas pastaban, las aves que se posaban en el lomo de algunas cabras, además de sus graznidos, el sonido de como arrancaban la hierba todas juntas, algunas que estaban tan solo a unos metros de nosotros… todo eso me tuvo allí quieto un buen rato observando y disfrutando. Creo que la curiosidad que tenemos mi perra y yo (va en serio, ella es más curiosa que yo y todo) nos ancló allí para ver cómo funcionaba aquel espectáculo.

Sí, siempre se ha visto algo así, pero desde el coche o a distancia, pero vivirlo tan cerca… Puede sonar raro, pero todo aquello me transmitió magia. Imagino que la propia naturaleza es mágica si la sabes observar y sentir y yo hoy lo hice.


Deja un comentario

Fundación RafaPuede

Tengo pendiente varias entradas, así que hoy vamos a ver si nos ponemos con una de ellas.

Supongo que recordáis el viaje a Madrid que hice a finales de septiembre, principios de octubre. Imagino que también os acordáis de esa entrada en la que os suelto de una manera sutil que el viaje estaba pagado por la fundación de RafaPuede (“Semana y media en Madrid”), bien, pues hoy toca hablar de esa fundación.

El fundador, Rafa, es un padre cuyo hijo tiene síndrome de Moebius, una enfermedad en la que dos importantes nervios craneales no están totalmente desarrollados, lo que provoca parálisis facial y falta de movimiento en los ojos. Además en su caso hubo otras complicaciones además de las ya mencionadas.

Y últimamente muchos padres con hijos discapacitados se han puesto en movimiento para que el día de mañana ellos puedan ser totalmente independientes, creando asociaciones, fundaciones, organizaciones y todo tipo de cosas para avanzar en la tecnología y buscar facilidades. Rafa no fue diferente, quería y quiere ayudar tanto a su hijo como a los de muchos otros investigando y trasteando todas esas cosas que, pueden parecer futuristas, pero que realmente están al alcance de muchos. Hablo de impresoras 3D y otros objetos como un brazalete que reconoce los movimientos musculares que según como esté programado hará una cosa u otra (yo ya lo probé y mola mucho).

La fundación es recién, no llega al año, pero ya tiene voluntarios de todo tipo y se han impartido talleres muy divertidos e interesantes para los niños (con y sin discapacidad, una bonita y curiosa mezcla). Yo he estado en algunos y la verdad es que uno disfruta viendo como los chiquillos esperan frente a la impresora 3D hasta que se hace su llavero.

Además queremos ver si damos el siguiente paso y hacemos algo verdaderamente serio, una mano o un brazo (ya iremos viendo). Encima a mí me toca recopilar toda la información de lo que hice en el taller de Madrid y ver si hacemos un bipedestador. Por mi parte sería un lujazo y un orgullo poder replicar lo que hicimos en la capital, significaría muchas cosas para mí.

A Rafa lo conocí cuando di mis primeros pasos en mi nueva etapa de la vida. Fue una de las primeras personas que se cruzó en mi camino después de una mala época y a partir de ahí todo fue cuesta arriba y mejorando. Gracias a él conocí a otra persona con la que todavía tengo algo pendiente, por él muchos otros han oído hablar de mí y por él y por la fundación pude ir a Madrid, conocer gente y vivir una experiencia alucinante que encima me hizo sentir muy orgulloso de poder hacer algo que iba a ayudar a una persona con discapacidad.

Me toca a mí servir de ayuda para Rafa y mostraros algo que para mí, actualmente, es muy importante: Fundación RafaPuede

https://i1.wp.com/ysm.rafapuede.es/wp-content/uploads/2015/09/SuperLogo.png