Kevin Mancojo

Diario de a bordo


2 comentarios

#27 Frase de lunes

¿Cómo van esos lunes? ¿Bien? Con frío, supongo, ¿no? Yo al menos empiezo a tener frío y soy poco friolero. Bueno, a lo que vamos hoy, la frase de lunes. Esta la escribí en otra entrada hace unos meses (“El mundo es tan contradictorio…”). Me salió del alma y esas son mis mejores frases, así que allá va:

“Las personas somos tan contradictorias que dejamos de vivir en el momento en que dejamos a un lado lo que realmente desearíamos cumplir antes de morir.” – Kevin Mancojo

https://i2.wp.com/static.t13.cl/images/sizes/1440x692/1415401715_merino1440x690.jpg

Hace tiempo que me di cuenta que tengo que ir paso a paso para cumplir mis objetivos, tanto los lejanos como los más cercanos. Y me percaté de que si no hacía las cosas que quería de verdad (viajar, estar con mis amigos, grabar vídeos, conocer gente nueva, vivir miles de aventuras…) el final de mi hisoria no sería bonito, ni me sentiría orgulloso de él.

Sentí que tenía que dejar de imaginar y soñar para hacerlo realidad. Y ahora voy poco a poco avanzando hacia mis metas y mientras recorra ese camino quiero vivir, pero de verdad. No quiero que todo sean habladurías ni quiero temer al fracaso o tenerle miedo al ridículo. Quiero intentar las cosas, quiero probarlas. Si de verdad lo deseo lo disfrutaré como un niño con sus juguetes. Y de no sentirme cómodo, siempre podré dejarlo pensando que al menos lo intenté.

Eso para mí sería vivir.

No necesito quejas ni echar las culpas a los demás. Necesito levantarme de la silla y buscar aquello que realmente quiero porque sé que no vendrán a mi puerta a decirme que salga.

Muchos queremos disfrutar de la vida y ser felices, pero es que no nos planteamos el hecho de que no hacemos nada por ello salvo publicar en nuestras redes sociales como fracasamos en el camino. Y eso, en realidad, es el punto de inflexión en el que deberíamos de darnos cuenta de que hemos aprendido a cómo NO tenemos que hacerlo.

Yo también me quejaba de no disfrutar cada día. Admiraba a otros como sí vivían cada minuto de sus vidas y aun los admiro, porque todavía no soy lo suficientemente valiente como para correr riesgos (os recuerdo que soy de tener un plan B). Todavía siento como hay algo que me ata a mi pueblo y que me impide a hacer determinadas cosas. Pero eso son simples excusas que yo mismo me he impuesto y que solo yo soy capaz de cambiar.

Como más de uno hemos dicho alguna vez: “Un día de estos salgo por la puerta y no me volvéis a ver.” Y ese momento será cuando las excusas desaparezcan.

Solo os diré que desde que cambié la actitud empecé a buscar aventuras y desde entonces muchas historias comenzaron a escribirse para que pudieran crear un precioso libro.

Nunca dejéis de sonreír…


2 comentarios

#26 Frase de lunes

Bienvenidos otro lunes más. A pesar de todo lo ocurrido estos días, ¿qué tal si seguimos sonriendo un poquito para alegrarnos la semana? Que nadie nos quite la sonrisa, ¡uy! Esto ya parece la frase de lunes… Pero no, aquí viene la de hoy:

“La oscuridad no puede deshacer la oscuridad; únicamente la luz puede hacerlo. El odio nunca puede terminar el odio; únicamente el amor puede hacerlo.” – Martin Luther King

https://i2.wp.com/www.granadablogs.com/pateandoelmundo/wp-content/uploads/2009/08/_0241.jpg

Acabo de caer que esto tiene un poco que ver con los acontecimientos de este fin de semana… Pero yo no me quiero centrar en eso.

Esta frase es perfecta para aquellos que caen en ese bucle de oscuridad y odio, para esos que dicen “Si ya todo me sale mal…”, “Ya no puedo solucionarlo…” y un sin fin de típicas frases que a mí muchas veces me ponen de los nervios. Estas personas tienen ese pesimismo entrenado y por eso todas las cosas malas se sienten atraídas, además de que lo que tal vez no sea tan grave, la persona lo vea como el mayor de los desastres, así ha entrenado su cerebro durante bastante tiempo…

Me parece triste esa situación, siempre que me cruzo con personas en esos bucles los trato de ayudar, aunque es muy complicado. Yo suelo intentar ser esa luz que les falta para hacerles ver que no todo está tan oscuro como parece.

Suelo dividir las cosas en bien y mal, luz y oscuridad (algo ya obvio para muchos que me leen a menudo). Y me concentro mucho siempre en lo bueno, lo que curiosamente siempre me trae cosas buenas, e insisto una vez más como hago muchas otras veces, siempre terminan por venir cosas malas. Es inevitable, pero justo por eso mismo me concentro en lo positivo. Como bien dice la frase, la oscuridad no se deshace con oscuridad, necesitas ver un poquito de luz y poco a poco terminarás por encontrar un foco inmenso que lo ilumine todo.

Pero eso requiere esfuerzo…

Una persona me dijo hace poco que el cerebro está entrenado según tu actitud, es decir, si eres pesimista, verás todo negro y si eres optimista pues lo verás todo de colores. Me confirmó lo que yo ya más o menos intuía.

Así que solo os diré que cada día entrenéis vuestro cerebro para ver cosas maravillosas cada día, como el despertar cada mañana, por desgracia no todos lo hacen. Tal vez hoy hayáis comido vuestra comida favorita y como es algo muy común no lo valoráis, pero realmente ya es algo positivo en vuestra vida. Posiblemente hayáis leído esto y humildemente creo que es algo bueno que también os habéis llevado. O a lo mejor habéis hablado con una persona y os ha sacado una sonrisa o posiblemente habéis dado un paseo que os despejara la mente. Volver a ver a un amigo o amiga también es algo que se debe valorar, incluso si solo os habéis visto cinco minutos.

Ahora decidme… ¿seguro que no hay nada bueno cada día?


Deja un comentario

Las segundas familias

El tema del que quería hablar hoy es algo de lo que me di cuenta hace un mes más o menos, cuando empecé a moverme mucho más por Twitter y Youtube.

He de admitir que también es algo que me ocurrió en la comunidad bloguera. En realidad es algo que ocurre en la vida en general según a lo que dediques tu tiempo o en lo que trabajes.

Será mejor que no me enrolle más y os cuente:

Desde que empecé con el blog y con Youtube he llegado a conocer a muchísimas personas de todos los colores, lugares, edades y sexos, con diferentes opiniones, ideales y pensamientos.

Con el tema del blog comencé a leer otros blogueros muy interesantes que escribían lo que les apetecía. Me moví por este terreno y disfruté muchísimo hasta integrarme en la comunidad y ser uno más. Gracias, eso lo primero y lo segundo es que al final, más que una comunidad, se forma una familia que te motiva cada día a seguir. Y a pesar de no poder pasarme casi nunca a leeros por las diferentes cosas que hago, sé que vosotros en cuanto sacáis un ratito sí os pasáis por aquí (de nuevo, gracias).

http://www.eskola20.euskadi.eus/image/journal/article?img_id=1447356&t=1322346061676

Algo parecido me ha pasado con Youtube. Al igual que conocí a muchos de los blogueros por haberme integrado, en Twitter he empezado a seguir diferentes youtubers y entre unas cosas y otras hablamos a menudo los unos con los otros y nos lo pasamos bien comentando tonterías y ayudándonos mutuamente.

Creo que hemos terminado formando una piña muy divertida con unas idas de olla con las que uno termina riéndose. Supongo que es el objetivo que tenemos, sacar sonrisas porque las lágrimas abundan demasiado.

Cuando alguno hace un directo, los demás están ahí viéndolo y comentando, a veces hasta formamos parte de él (como fue mi caso hace unas semanas). Si uno sube un vídeo, los demás lo suelen compartir y dejar algún comentario. Si tenemos algún problema, tratamos de ayudar. Hasta hay intenciones de hacer colaboraciones de unos con otros, pero la distancia tiene su aquel. Y todas estas situaciones son algunas de las muchas que puede haber.

Yo me siento muy orgulloso de haberlos conocido. Hice bien en moverme por este terreno porque ahora disfruto mucho más haciendo vídeos sabiendo que ellos se pasan de vez en cuando a verlos y todas esas cosas que ya mencioné.

Es otra familia más a la que me he integrado y de la que me enorgullezco muchísimo. Y como dije, nos ayudamos mucho así que os recomiendo que os paséis por sus canales aunque sea para echarles un rápido vistazo (sé que el tiempo no abunda, pero bueno).

La red de Mario: https://www.youtube.com/channel/UChFm1c5n1zlqK4-EitRPPRQ

LacerVlogs: https://www.youtube.com/channel/UCfAo8Zx2D8bUQ8UOkjEHKig

Maria ComoLasGalletas: https://www.youtube.com/channel/UCfbO6xKFLp9nilOm_kyC2RQ

Mateo Bac: https://www.youtube.com/channel/UCJiX2YuBddznhEkLqqatW_A

Super Jellyfish: https://www.youtube.com/channel/UCgiuLhFr9MOh6sQer1EegUA

Cris Valderas: https://www.youtube.com/channel/UC4LXwQGTpuLTzlT_ZW5KPrg

Aircrum: https://www.youtube.com/channel/UCSKdMLjKgqQQ7EzzFJtPViA

Lo siento por los que me falten, hay tantos…

Sea como sea, ya me he quedado a gusto, me apetecía escribir sobre las segundas familias que surgen en esta vida.

https://i2.wp.com/www.arkadian.vg/wp-content/uploads/2015/03/youtube-live-streaming.png


2 comentarios

#25 Frase de lunes

¡Lunes! Hoy no he parado en toda la mañana y la frase de hoy estaba en mi lista de tareas. Sé que hay personas que se pasan por aquí solo para leerla. Hoy os dejo una mía que me gusta bastante la verdad, espero que os sirva:

“La magnitud de los problemas viene dada por el valor que tú quieras darle.” – Kevin Mancojo

https://essentiaforall.files.wordpress.com/2014/11/carrying_question_pc_md_nwm.jpg?w=611

Ya hemos hablado de esto en varias ocasiones (al menos eso creo recordar). Todos sabemos que los problemas vienen solos, incluso a veces vienen cuando todo está de lujo. Es como si vinieran justo para fastidiarnos. Es una de esas leyes no escritas de la naturaleza y como es algo que no podemos cambiar, ¿por qué le vamos a dar tanta importancia? ¿Para qué darle un valor tan grande si posiblemente tenga solución? Y si no la tiene, ¿para qué darle más vueltas?

Para mí hace tiempo que los problemas dejaron de ser un impedimento o una causa por la que encontrarme mal. Como dice la frase, descubrí darle menos valor del que merecían porque si yo encontraba muy grave aquella situación, peor iba a estar yo, por lo que tomé la decisión de no darle importancia y buscarle el lado bueno. Además, cuando uno se va haciendo mayor y mira hacia atrás se da cuenta de lo absurdas que eran sus preocupaciones (parezco un viejete de 80 años ahora mismo).

Por supuesto que hay todo tipo de adversidades en esta vida, algunas muy dolorosas, pero creo que si nos sentamos a meditar la situación unos minutos y nos damos cuenta de las cartas que hay sobre la mesa, el problema puede dejar de serlo fácilmente, bien sea por haber encontrado una solución o bien porque es una de esas situaciones que simplemente tienen que venir, que te han tocado a ti o a alguien cercano y no hay quién lo solucione. Yo he pasado por una de esas, o más bien varias, y sé que puede sonar un poco cruel y frío, pero curiosamente es entonces cuando nos damos cuenta que aquello que antes parecía el fin del mundo al final es el comienzo de otro.


6 comentarios

La magia de la simpleza

Hoy estaba editando un vídeo, pero no estaba muy inspirado. Con cualquier cosa me estaba distrayendo. Encima me apetecía probar mi nuevo patín motorizado (en el canal de Youtube lo tenéis si queréis verlo). Sí, motorizado, tiene un motor que se carga y ¡hala! A correr. Y lo quería probar, pero con mi perra. Decidí coger ambas cosas y dar una vuelta.

Llevaba tiempo sin disfrutar tanto me parece a mí, porque mientras íbamos hacia un descampado inmenso me estaba sintiendo más feliz que un niño pequeño.

Toda aquella zona es preciosa cuando está llena de flores; ves un terreno gigante inmerso de un color amarillo fuerte, eso, combinado con el cielo azul despejado se crea algo bello.

Snapchat-3516527547860451982

Hoy estaba así y es una zona preciosa para pasear con tu perro para que se sienta a gusto y pueda corretear por ahí libremente sin molestar a nadie.

Ya he ido en varias ocasiones, pero nunca ha sido tan mágico como en esta ocasión. El primer momento en el que empecé a asombrarme de que algo tan simple pudiera crear tanta magia fue cuando quise echar una foto a la perra y al patín:

IMG_20151106_154344

He de admitir que la muy perra (chiste malo, lo sé) sabe posar, siempre termina saliendo bien. Pero aun así, transmite mucho esa imagen y si llegáis a estar allí, sin apenas ruido, disfrutando de la brisa y del paisaje…

Sin embargo, lo que nos ha llegado a cautivar tanto a Lila (así se llama mi perra) como a mí han sido las cabras (u ovejas, no sé diferenciarlas, lo siento). Estábamos en un camino de tierra y al terminarlo vimos esto:

2015-11-06 15.59.01

No me preguntéis porqué, pero nos hemos tirado los dos embobados unos 10-15 minutos. Supongo que el ver como todas pastaban, las aves que se posaban en el lomo de algunas cabras, además de sus graznidos, el sonido de como arrancaban la hierba todas juntas, algunas que estaban tan solo a unos metros de nosotros… todo eso me tuvo allí quieto un buen rato observando y disfrutando. Creo que la curiosidad que tenemos mi perra y yo (va en serio, ella es más curiosa que yo y todo) nos ancló allí para ver cómo funcionaba aquel espectáculo.

Sí, siempre se ha visto algo así, pero desde el coche o a distancia, pero vivirlo tan cerca… Puede sonar raro, pero todo aquello me transmitió magia. Imagino que la propia naturaleza es mágica si la sabes observar y sentir y yo hoy lo hice.


Deja un comentario

Fundación RafaPuede

Tengo pendiente varias entradas, así que hoy vamos a ver si nos ponemos con una de ellas.

Supongo que recordáis el viaje a Madrid que hice a finales de septiembre, principios de octubre. Imagino que también os acordáis de esa entrada en la que os suelto de una manera sutil que el viaje estaba pagado por la fundación de RafaPuede (“Semana y media en Madrid”), bien, pues hoy toca hablar de esa fundación.

El fundador, Rafa, es un padre cuyo hijo tiene síndrome de Moebius, una enfermedad en la que dos importantes nervios craneales no están totalmente desarrollados, lo que provoca parálisis facial y falta de movimiento en los ojos. Además en su caso hubo otras complicaciones además de las ya mencionadas.

Y últimamente muchos padres con hijos discapacitados se han puesto en movimiento para que el día de mañana ellos puedan ser totalmente independientes, creando asociaciones, fundaciones, organizaciones y todo tipo de cosas para avanzar en la tecnología y buscar facilidades. Rafa no fue diferente, quería y quiere ayudar tanto a su hijo como a los de muchos otros investigando y trasteando todas esas cosas que, pueden parecer futuristas, pero que realmente están al alcance de muchos. Hablo de impresoras 3D y otros objetos como un brazalete que reconoce los movimientos musculares que según como esté programado hará una cosa u otra (yo ya lo probé y mola mucho).

La fundación es recién, no llega al año, pero ya tiene voluntarios de todo tipo y se han impartido talleres muy divertidos e interesantes para los niños (con y sin discapacidad, una bonita y curiosa mezcla). Yo he estado en algunos y la verdad es que uno disfruta viendo como los chiquillos esperan frente a la impresora 3D hasta que se hace su llavero.

Además queremos ver si damos el siguiente paso y hacemos algo verdaderamente serio, una mano o un brazo (ya iremos viendo). Encima a mí me toca recopilar toda la información de lo que hice en el taller de Madrid y ver si hacemos un bipedestador. Por mi parte sería un lujazo y un orgullo poder replicar lo que hicimos en la capital, significaría muchas cosas para mí.

A Rafa lo conocí cuando di mis primeros pasos en mi nueva etapa de la vida. Fue una de las primeras personas que se cruzó en mi camino después de una mala época y a partir de ahí todo fue cuesta arriba y mejorando. Gracias a él conocí a otra persona con la que todavía tengo algo pendiente, por él muchos otros han oído hablar de mí y por él y por la fundación pude ir a Madrid, conocer gente y vivir una experiencia alucinante que encima me hizo sentir muy orgulloso de poder hacer algo que iba a ayudar a una persona con discapacidad.

Me toca a mí servir de ayuda para Rafa y mostraros algo que para mí, actualmente, es muy importante: Fundación RafaPuede

https://i1.wp.com/ysm.rafapuede.es/wp-content/uploads/2015/09/SuperLogo.png


Deja un comentario

#24 Frase de lunes

Lo sé, he fallado la semana pasada. No sabéis lo que me fastidia, pero bueno, si no pude escribirla fue porque estuve ocupado y eso siempre es buena señal, ¿no?

Sea como sea, estoy aquí de nuevo (aunque intuyo que estos meses serán de no parar) y vamos a ver si nos motivamos:

“La vida es una obra de teatro que no permite ensayos… Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida… antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.” – Charles Chaplin

https://kevinmancojo.files.wordpress.com/2015/11/4829e-ninos-bailando-para-imprimir.png?w=611

No sé mucho de este pedazo de hombre a pesar de lo exitoso que fue, pero me transmite aquello que muchos veis en mí: el optimismo, la energía, las ganas de hacer las cosas, etc.

Esta frase es más que obvia y es algo que explico en las charlas. Debemos vivir el momento, tenemos que ser capaces de irnos de este mundo pensando que hicimos lo que queríamos y no lo que otros querían o ni siquiera hacerlo por lo que pudieran pensar. Dejamos de vivir para nosotros para vivir por los demás y eso no es vida realmente.

La imagen que elegí en esta ocasión es perfecta porque creo que es en la infancia cuando hacemos esto, cuando cumplimos la frase, pero después… Ya escribí en su momento sobre esto, así que no me voy a enrollar con este tema (“¿Dónde está el niño?”).

En la última charla que di, los últimos 10 minutos se centraron en esto. Les explique que yo hacía cada día lo que quería y les mostré los vídeos de mi canal de YouTube como prueba de ello, aunque en realidad aquello solo es una parte de mi vida.

Más de una vez me apetece hacer algo y empiezo a pensar. Cuando me doy cuenta de ello, dejo de hacerlo para tomar la primera decisión que se me pasó por la cabeza; si quería hacerlo, lo haré. Hay casos y casos, pero suelo funcionar así, ya me he llevado decepciones conmigo mismo por darle muchas vueltas a las cosas.

Solo os diré que para mí el telón se levanta cada mañana y baja cada noche lleno de aplausos.