Kevin Mancojo

Diario de a bordo


Deja un comentario

La princesa Ariadna y Tomillo, el jardinero

Hacía ya varios años (unos 4 o 5) tenía una espinita clavada: el teatro. Me llamaba la atención eso de tener que ser otra persona, incluyendo sus pensamientos, ideas, actitud… Meterte en la piel de otra persona es jodido, muy jodido. Nos cuesta empatizar, como para encima dejar de ser tú para ser otro. Me parecía un reto alucinante que tenía que probar y superar.

Pues hace 3 años me quité esa espinita. Me convertí en Ariadna, una princesa muy, pero que muy pesada y a la vez muy extravagante. Y sobre todo enamoradiza, aunque eso se debía a que vivía sola en una isla.

Ella fue mi primer personaje y… os aseguro que os hubiera gustado verme con una peluca rubia rizada, labios pintados de rojo, sin afeitarme y con un vestido de princesa ajustado de palabra de honor (se me veía medio pecho peludo). Nada más salir a escena la gente ya se reía y esa sensación fue increíble…

Ariadna estaba hecha para mí, me metí en su piel rápidamente. Creo que los personajes como ella me sientan como anillo al dedo (el chiste de mancos que no falte). Y no sé si es por mi interpretación o por mis pintas, pero la gente quiere volver a verme como aquella princesa pesada, pero de lo más divertida. Tengo que admitir que yo también quiero embutirme en el vestido y hacer el tonto una vez más como Ariadna, ella será mi primer amor.

Sin embargo, Tomillo no se queda corto (el papel de este año). Se está convirtiendo en un personaje muy divertido porque he de plasmar cosas muy dispares… El jardinero, como Ariadna, es muy pesado, pero además es un bocazas, un miedica y un intento fallido de ser un don Juan, más bien se queda en un hombre más salido que el pico de una mesa.

Tomillo está siendo un personaje muy interesante para mí porque me estoy exigiendo muchos aspectos que quiero mejorar, y en los que no me había centrado en los personajes anteriores. Sé que el jardinero puede convertirse en uno de mis mejores papeles porque su forma de ser, de pensar y actuar dan mucho juego, tanto para momentos alegres y divertidos, como las partes serias y trágicas.

Además de que tengo a mi lado una compañera muy increíble, la princesa Suspiritos. No hablaré de ella porque será mejor que vayáis a ver la obra, al menos aquellos que tengáis la oportunidad de hacerlo (sé que muchos me leéis incluso desde otros países, lo siento por vosotros, perdéis la oportunidad de verme temblando de miedo ante el rey Farfán I). Os dejo en la imagen (la de abajo) toda la información.

Es curioso, escribo esta entrada con ganas e ilusión, ¿será porque quedan poco más de 24 horas para meterme en la piel de Tomillo, el jardinero?

 

#NuncaDejéisDeSonreír

Anuncios


1 comentario

He vivido innumerables historias

He viajado a mundos mágicos, he cruzado dimensiones nuevas, recorrí tierras desconocidas, viví varias guerras; algunas llenas de magia y otras históricamente registradas. Conocí dragones y conviví con razas cuyos nombres no sabría pronunciar. Me han querido matar en incontables ocasiones y he salido victorioso en otras tantas. Pisé el Himalaya y aprendí lo que era meditar junto al frío. He tenido tantos hogares y tantas familias… y a la vez he acabado perdido y sólo. Salvé vidas tantas veces que no recuerdo ni cuál fue la primera vez. Me enamoré y desenamoré un millón de veces. Me presenté ante grandes reyes y serví como un gran guerrero. Resolví asesinatos y descubrí tesoros. Luché con mis propios puños, atravesé cuerpos con mi espada y encañoné armas. He sido un niño y un anciano. He perdido a muchas personas, pero conocí a muchas más. Hice el amor en lugares que ni recuerdo y con personas que nunca olvidaré. Incluso me pagaron por ello en algunas ocasiones. Fui una rata que leía, un niño con asperger, una ladrona de libros, un unicornio y un psicoanalista. Conocí osos que hablaban. He vivido diferentes futuros. Hablé con brujas. Volé en globo. Me volví invisible varias veces. Enfrentré demonios.

He vivido innumerables historias y seguiré viviendo muchas más hasta que me arrebaten la capacidad de leer.


Deja un comentario

Davide, un joven italiano

Supongo que muchos me tenéis como ejemplo de superación, pero… ¿para eso no debería de haber pasado de una situación a otra más compleja y distinta a la anterior? Es decir, lo mío (mi discapacidad) viene de serie, desde que nací, no conozco otra cosa. Aprendí a escribir, comer, vestirme, etc. igual que los demás, solo que a mi manera. A lo mancojo.

Esto fue algo sobre lo que reflexioné en un congreso de motivación y superación (otro tema que ya os contaré también), donde una de las personas explicó que ella podía motivar a la gente debido a su discapacidad (de nacimiento como la mía), pero eso de la superación… Para eso ya había otros ponentes cuyas historias sí eran de superación puesto que tuvieron que pasar por circunstancias muy duras, pero que al final lograron superar y aprovechar para crecer personalmente (resiliencia).

Todo esto os lo cuento porque hoy os quería hablar de Davide, un joven italiano de 24 años, que contrajo una meningitis que le costó muy cara… tuvieron que amputarle las cuatro extremidades.

Y esto, sí es superación. Ni siquiera yo puedo imaginar por lo que ha tenido que pasar porque, como ya he dicho, no he conocido otra cosa distinta a mi discapacidad. Él sí.

Descubrí a este chico hace poco, en una de mis redes sociales favoritas, Instagram, donde suelo echar un ojo al perfil de prácticamente todo el que interactúa de una forma u otra conmigo o mis publicaciones. Y eso hice con Davide.

Me impactó un montón su historia, la cual iba contando con bastante detalle en las descripciones de las fotos que iba publicando (cómo empezó todo, su entorno familiar, el hospital…). No quiero contaros nada al respecto, quiero que seáis vosotros los que saquéis un ratito para leerle en cada una de sus FOTOS.

Actualmente está revolucionando las redes sociales, sobre todo Instagram, donde ha superado los 55.000 seguidores en apenas unas semanas. La actitud positiva con la que está afrontando la situación está empezando a calar en la gente y muchos le apoyan en su nuevo camino. Sobre todo para conseguir unas prótesis que le permitan echarse una carrera conmigo (Davide, sé que me vas a leer y te reto a correr conmigo aunque sean 10 metros).

Bromas a parte, Davide ya ha recaudado el dinero así que me toca darle la enhorabuena. La noticia me alegró un montón, me salió una sonrisa de oreja a oreja. Será un gustazo poder darnos un paseito por ahí y contarnos nuestras historias. Y de verdad que, aunque parezca que no, los humanos también podemos ser generosos y apoyarnos entre nosotros como ha sucedido en esta situación.

Solo os diré que en estos casos tan jodidos lo más importante es tener  un entorno que te apoya y sobre todo ganas, ilusión y actitud para tirar del carro. No es fácil sufrir un cambio tan drástico en tu vida, pero no te queda otra que adaptarte a lo nuevo y, eso es algo que Davide conseguirá con el tiempo.

 

#NuncaDejéisDeSonreír


Deja un comentario

Inmerso en un nuevo proyecto

Del 24 al 29 de abril estuve en Lorca (Murcia) en una formación sobre la Educación Global y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Algo que así de primeras supongo que no sabréis ni lo que es, pero que realmente es algo que todos buscamos y deseamos. Creo que la mejor forma de explicároslo es poniendo un vídeo con el que se disiparán todas las dudas.

La formación forma parte de un proyecto de 3 años de duración llamado “La Educación Global empieza en tu pueblo” que ha organizado Cazalla y que además está financiado por la Unión Europea (así que imaginad el nivel). En él participan también otros países como Bulgaria, Austria, Chipre, Eslovenia y Lituania.

El proyecto consiste en acercar todo esto a los jóvenes de nuestras localidades (las nueve que hemos sido seleccionadas) y hacerles partícipes de diferentes talleres, actividades o cualquier cosa que se nos pueda ocurrir relacionadas con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (en este caso se eligieron el 5, el 11 y el 12). Es más, la idea es que sean ellos los que propongan lo que más les guste según sus intereses (sin perder nunca de vista los ODS).

Ahora que os he puesto en contexto me gustaría hablaros de mi experiencia durante esos 5 días tan intensos. Para empezar, yo iba con dos personas de mi pueblo que ya conocía: la primera es la que me propuso formar parte de todo esto y la segunda persona es alguien que conocí hace relativamente poco, pero con la cual tengo una conexión bastante curiosa (todos creían que nos conocíamos varios años y en realidad no nos conocemos ni uno).

A parte de ellos dos, conocía a una persona más que también fue a la formación. Con ella coincidí en una gala donde nos premiaron por nuestras iniciativas y proyectos (esta historia ya os la contaré). Pero por lo demás… no sabía a quién me iba a encontrar allí, es más, no sabía ni dónde estaba el hostal, ni nada (bendito sea el Google Maps). Vamos, era uno de esos movimientos a ciegas donde salía de mi zona de confort para conocer muchísimas cosas nuevas. Y así fue.

Al principio estábamos todos con aquellos con los que habíamos venido o con los que más confianza teníamos. Pero al día siguiente, más o menos, parecía que nos conociéramos de hacía bastantes meses. Supongo que se debía a la predisposición que teníamos todos a aprender de los demás, a conocer caras nuevas e indagar en temas que apenas controlábamos (todo esto me recordó a un taller de teatro al que fui donde no llegamos siquiera a conocer nuestros nombres, pero esto es otra historia más que os debo contar).

La dinámica de la formación era muy amena y agradable: actividades en grupo donde compartíamos opiniones y conocimientos con respecto a lo que debíamos trabajar y conocer (la igualdad de género, ciudades y comunidades sostenibles y producción y consumo responsables). Eso de estar frente a la pizarra, tomar apuntes y no movernos del sitio no lo hicimos prácticamente ni una vez. Y esto fue lo que lo hizo tan genial. Todo era un debate constante. Opiniones de todo tipo, algunas incluso muy opuestas. Creo que esa es una de las grandes formas de crecer como persona. Al fin y al cabo, si todos afirman tus palabras sin más, no aportan nada nuevo ni distinto que pueda hacer que te replantees tus ideales. O eso creo…

Y debo admitir que creía que yo me planteaba muchas preguntas o que me hacía las adecuadas, pero allí descubrí que todavía había muchas más que yo no conocía y con las que tuve que crearme una opinión nueva desde cero. Era una de las cosas que más me gustaba.

Hay más historias que os podría contar, por algo fueron 5 días intensos. Pero me reservaré algunas cosillas para mí. Solo os diré que nunca perdáis las ganas de aprender y que os atreváis a conocer algo totalmente nuevo y distinto para vosotros, incluso aunque al principio os dé miedo. Resulta tan enriquecedor que cuando echéis una mirada al pasado os daréis cuenta de la cantidad de peldaños que habéis subido sin siquiera notarlo.

 

#NuncaDejéisDeSonreír


4 comentarios

Volvemos (?)

Vaya… se me hace raro volver a aparecer por aquí después de tanto tiempo.

Dejé el blog hace ya un par de añitos. Se podría decir que fui dando de lado todo este mundillo cuando Youtube y los vídeos se convirtieron en mi prioridad. Pero resulta que me sigue gustando esto de escribir. En realidad desde siempre me ha gustado. Desvarío mucho una vez que arranco; igual se me pasan frases cortitas por la cabeza, que desarrollo mis propias aventuras… bueno, las mías no, más bien la de los personajes que termino creando.

En cualquier caso, llevo tiempo queriendo volver a mi blog y escribir lo que sea. Vamos, como antes, pero después de 2 años. Supongo que tengo la necesidad de plasmarlo en algún lado sin que termine desapareciendo (no me gusta usar cuaderno y boli para estas cosas). Y creo que también sería una forma de “obligarme” a escribir más a menudo o al menos intentarlo.

Pero con todas las oportunidades e historias que están pasando en mi vida y que me tienen bastante liado, no os puedo prometer nada. Tal vez aparezca por aquí cada semana o igual no doy señales de vida en meses.

La cuestión es que esto se convierta en mi cuaderno para contar todo aquello que me plazca en el momento más oportuno.

 

#NuncaDejéisDeSonreír


Deja un comentario

Vídeo: “De nuevo en Madrid”

Tengo que ver si cojo la costumbre de dejaros los vídeos de mi canal por aquí. Tal vez no os interesen tanto, pero es otra vía que tengo (más divertida y gráfica) de demostrarle a la gente que yo me como el mundo (con el hambre que tengo sobre todo). Posiblemente os terminen gustando y os paséis a verlos más a menudo.

El que os quiero dejar hoy es el de la semana pasada y fue uno de mis viajes a Madrid. Espero que os guste.


3 comentarios

#38 Frase de lunes

Los lunes para mí son los mejores días. Entre el taller de cine al que me he apuntado hace poquito, el vídeo semanal en el canal de Youtube y las clases de teatro termino disfrutando como un niño.

También está el tema de la frase, otro bonito motivo para alegrarme el primer día de la semana. Y la frase que os traigo es interesante:

“El primer paso no te lleva a dónde quieres ir, pero te saca de donde estás”

Hay muchos que se quejan de sus vidas, no les gusta el sendero que tienen por delante y lo peor es que no dejan de caminar por ese camino. Eso sí, los reproches son la orden del día, si no hay quejas de por medio explotan. De lo que no se dan cuenta es que realmente son ellos los que se construyen la ruta.

Mientras unos llegan al éxito, otros se lamentan de caer constantemente y ¿cuál es la diferencia realmente? Hay personas que han estado en lo más bajo y han logrado tener éxito en sus vidas porque ellos dieron ese paso que les ha sacado de ese pozo que parecía no tener fondo.

Resulta que da igual la situación en la que estemos, lo que depende es nuestra actitud ante ella.