Kevin Mancojo

Diario de a bordo


Deja un comentario

Fundación RafaPuede

Tengo pendiente varias entradas, así que hoy vamos a ver si nos ponemos con una de ellas.

Supongo que recordáis el viaje a Madrid que hice a finales de septiembre, principios de octubre. Imagino que también os acordáis de esa entrada en la que os suelto de una manera sutil que el viaje estaba pagado por la fundación de RafaPuede (“Semana y media en Madrid”), bien, pues hoy toca hablar de esa fundación.

El fundador, Rafa, es un padre cuyo hijo tiene síndrome de Moebius, una enfermedad en la que dos importantes nervios craneales no están totalmente desarrollados, lo que provoca parálisis facial y falta de movimiento en los ojos. Además en su caso hubo otras complicaciones además de las ya mencionadas.

Y últimamente muchos padres con hijos discapacitados se han puesto en movimiento para que el día de mañana ellos puedan ser totalmente independientes, creando asociaciones, fundaciones, organizaciones y todo tipo de cosas para avanzar en la tecnología y buscar facilidades. Rafa no fue diferente, quería y quiere ayudar tanto a su hijo como a los de muchos otros investigando y trasteando todas esas cosas que, pueden parecer futuristas, pero que realmente están al alcance de muchos. Hablo de impresoras 3D y otros objetos como un brazalete que reconoce los movimientos musculares que según como esté programado hará una cosa u otra (yo ya lo probé y mola mucho).

La fundación es recién, no llega al año, pero ya tiene voluntarios de todo tipo y se han impartido talleres muy divertidos e interesantes para los niños (con y sin discapacidad, una bonita y curiosa mezcla). Yo he estado en algunos y la verdad es que uno disfruta viendo como los chiquillos esperan frente a la impresora 3D hasta que se hace su llavero.

Además queremos ver si damos el siguiente paso y hacemos algo verdaderamente serio, una mano o un brazo (ya iremos viendo). Encima a mí me toca recopilar toda la información de lo que hice en el taller de Madrid y ver si hacemos un bipedestador. Por mi parte sería un lujazo y un orgullo poder replicar lo que hicimos en la capital, significaría muchas cosas para mí.

A Rafa lo conocí cuando di mis primeros pasos en mi nueva etapa de la vida. Fue una de las primeras personas que se cruzó en mi camino después de una mala época y a partir de ahí todo fue cuesta arriba y mejorando. Gracias a él conocí a otra persona con la que todavía tengo algo pendiente, por él muchos otros han oído hablar de mí y por él y por la fundación pude ir a Madrid, conocer gente y vivir una experiencia alucinante que encima me hizo sentir muy orgulloso de poder hacer algo que iba a ayudar a una persona con discapacidad.

Me toca a mí servir de ayuda para Rafa y mostraros algo que para mí, actualmente, es muy importante: Fundación RafaPuede

https://i1.wp.com/ysm.rafapuede.es/wp-content/uploads/2015/09/SuperLogo.png


6 comentarios

Creciendo con vosotros

Que en mi canal de Youtube ya seamos 278 personas me parece alucinante, pero que me cruce con gente que hacía tiempo que no veía y que me salte con alguna cosa de mis vídeos ya me parece una flipada.

No espero que sea tanta la gente que vea lo que hago, pero en realidad sí es así y cuando me encuentro con alguien que no vi hace meses y me dice algo relacionado con los vídeos mi mente empieza a preguntar: “¡¿En serio?! ¡¿Te pasas de verdad por mi canal?! Joder, le dedicas unos minutos a tu día para ver un vídeo mío, no me lo esperaba, de verdad que no”

Y no te lo esperas porque lo haces con gusto, lo haces porque quieres y porque disfrutas. Cuando llevo semanas sin grabar algo me empieza a entrar mono y necesito alguna aventura o alguna idea para ponerme a ello.

El tiempo que yo dedico a esto no es poco, pero se me pasa volando en realidad. Y si luego encima hay gente que entrega su tiempo a ver mi esfuerzo, pues me quedo sin palabras. Es una sensación que creo que ninguna persona que se dedica a esto ha podido explicar con claridad y mira que he visto muchos tratando de hacerlo, pero nada, que no hay forma. Yo quería intentarlo también, pero es que tampoco consigo aclarar del todo lo que siento cuando me venís diciendo que os ha gustado el último vídeo o que os ha encantado la forma en que lo he editado o que os mola el paisaje que grabé. Incluso me empezáis a hacer preguntas: “Tiene que ser pesadísimo editar, ¿no?”, “¿Cuánto tiempo tardas en hacer un vídeo?”, “¿Con qué programa editas?”, “¿Tarda mucho en subirse a youtube?”, “¿Con qué grabas?”, “¿Tienes una Gopro?” “¿Tienes una cámara compacta?”, “¿Qué lugar es dónde grabaste el vídeo?”, “¿Qué va a ser lo siguiente que quieres grabar?” Y muchas otras más preguntas que al principio ni surgían.

Os podrá parecer una exageración, pero de verdad que no. Cuando se suscribe un solo suscriptor más ya me emociono. Igual que cuando veo que queréis más vídeos. Llego a sentirme en deuda con vosotros cuando me tiro semanas o meses sin subir algo.

Los vídeos que hago no tienen nada del otro mundo y hay muchísimos que son mil veces mejores que yo (ya mejoraré, ya…) y por encima de todo os ponéis un rato al ordenador o al móvil y os pasáis por mi canal. No os podéis ni imaginar lo que me hacéis sentir con eso.

Y ya no os quiero ni contar cuando lo compartís en Facebook o le dais RT en Twitter o se lo pasáis a vuestros amigos o habláis entre vosotros sobre algún vídeo. Eso ya es inexplicable…

De esto quería que tratara la entrada de hoy, de lo grande que me hacéis sentir con gestos tan pequeños que para vosotros tal vez no sean nada. Gracias por estar ahí al otro lado y gracias por darme las ganas de seguir con esto, muchas gracias.

También tengo que agradecer a los que habéis salido en los vídeos por hacerlo todo más fácil, natural, dinámico y divertido. El éxito es vuestro también.

PD: Ya queda poco para llegar a los 300 suscriptores y hacer el reto de la pimienta… no digo nada y lo digo todo.

Canal YT

 


5 comentarios

Vídeo informativo

Sé que generalmente no nos pasamos por todos los post que escribimos, ya sea por tiempo o porque no atrae el título, así que para aquellos que no puedan leerse todas las entradas que publico, o para los que no les apetece leerse todo, os dejo un resumen que he hecho hoy con un vídeo (como siempre, hay chorradas de por medio).


15 comentarios

Las cartas de la sonrisa

Tengo más noticias, pero no es sobre el tema de la televisión. Es una pequeña idea que derivé de una idea que me contó una amiga que vio hace tiempo (suena lioso, pero da igual, lo importante viene ahora).

Cuando se me ocurrió quería que fuera a lo grande, es decir, nada de por mi pueblo y ya. No, yo no quiero eso, el objetivo de la idea es muy positivo y creo que puede sacar sonrisas como para que sea algo aislado. Así que, todos los que me lean, que sé que no sois pocos, me gustaría que buscarais la forma de llevar a cabo el plan (me falta la risa malvada y ya sonaría a malo de película).

Yo hablé con el chico de la biblioteca y hoy hablé con la mujer del “Banco del tiempo” porque sé que les gustan estas cosas y podrían ayudarme con ello. Hemos quedado en planearlo y empezar a organizarlo a lo largo de mayo para que en junio se inicie todo el proyecto. Intentaremos que los bares y las tiendas del pueblo nos ayuden para que todo sea más fácil. Además quiero ver si puedo incluir algunos institutos en esto.

La idea es sencilla, no tiene misterio: en unos sobres en los que ponga: “¿Has sonreído hoy?” se meterán cartulinas pequeñas y en ellas se escribirán frases motivadoras y positivas. El sobre se dejará en algún lugar público y aquel que lo encuentre y le llame la atención, leerá la tarjetita que hay dentro y así posiblemente le hayamos alegrado el día.

Habrá muy pocas normas y encima opcionales, me explico: detrás del sobre o en una de las cartulinas se escribirá algo como: “Si quieres puedes escribir otra frase que te haya motivado o que te haya hecho sonreír. Y puedes dejar el sobre en el mismo sitio en el que lo encontraste o en otro lugar público.”

Es algo simple que podría alegrar a alguien mientras desayuna en su bar favorito o tal vez le saque una sonrisa a alguien que va hacia el trabajo.

Como os digo, me gustaría que todos los que me leáis formarais parte de esto e iniciar el proyecto de manera más global. Incluso para los que estáis al otro lado del charco (no me olvido de vosotros).

Y este es el proyecto, “Las cartas de la sonrisa”. Espero que os guste y si tenéis alguna pega o alguna idea, serán bienvenidas.

Ya sabéis… Nunca dejéis de sonreír.


6 comentarios

Resetear mi vida

Aquellos que me conocen ya, aunque sea un poquito, saben lo curioso que soy y lo inquieto que puedo llegar a ser. Es una de las cosas que más me gusta de mí; me ha llevado a conocer cosas muy interesantes y filosofías que ahora forman parte de mi vida, a querer llegar más allá de donde se suponía que quería llegar en un principio, a tratar de no pararme nunca.

Y lo malo es que, y creo que es el motivo por el que no he mantenido el blog a raya, últimamente vuelvo a sentirme un poco estancado, es decir, no hay nada nuevo. He de decir que habrá cosas diferentes, aunque no lo parezca, de vez en cuando surgen algunas llamadas interesantes. Pero es que vivir en un pueblecito con 22 años creo que es como encerrar a un ratón en una caja de cerillas.

Imagino que todos aquellos que me lean y sean mayores habrán vivido como mínimo en dos lugares distintos. Y ya ni hablo sobre viajar, que supongo que de eso ha habido muchas más ocasiones todavía. Esto lo digo porque, a pesar de acabar echando en falta el lugar donde uno crece, se necesita la experiencia de vivir en otros lugares y de conocer mundo, sobre todo si se es un culo inquieto como yo.

Llevo medio año más o menos pensando en salir de aquí y no es porque deteste a mis amigos, jugar a “Pueblo duerme” sin ellos se me hará raro el día que no vea sus caras. Tampoco es porque odie mi pueblo o sus habitantes, para nada, simplemente necesito esa otra experiencia, otra forma de vida. Necesito caras, lugares, ideas, filosofías, opiniones nuevas. Fuera de aquí hay tantas cosas que se saldrían de lo normal, aunque… ¿qué es lo normal? ¿Mi rutina? ¿Mi gente y los del pueblo? Estas preguntas creo que indican que debería de salir de aquí por un tiempo porque lo que hay fuera de este lugar para nada es raro o extraño (hay excepciones), solo diferente a lo que veo cada día.

Todo esto lo llamo reseteo; pienso que es necesario empezar desde cero en algunos momentos de nuestras vidas para descubrirnos a nosotros mismos. Si siempre hacemos lo mismo, estamos con las mismas personas y vemos los mismos lugares día sí y día también, ¿cómo narices vamos a crecer como personas? Es como querer estudiar una carrera y emplear los libros del instituto; nos darán la base, pero tenemos que adquirir más conocimientos y eso se consigue con otros libros.

Si por mí fuera pasaría un año sabático recorriendo mundo, y no en unos meses, lo haría con tranquilidad. Si algún día hiciera algo así, me tomaría mi tiempo para permanecer en cada sitio nuevo durante unos cuantos días, me atrevería a decir una semana.

A pesar de llevar pensando en todo esto ya bastante tiempo, me parece que aún temo dejar ciertas cosas atrás o tal vez es el miedo a lo que me podría esperar. Sinceramente creo que hubiera podido irme a vivir fuera cuando me lo planteé, pero lo estoy atrasando poco a poco sin darme cuenta de que es ahora o nunca. Y sé que si lo sigo dejando acabaré arrepintiéndome, todo tiene su momento en esta vida y me parece que este es el adecuado para cambiar de aire.

Así que he llegado a una conclusión, mover mi culo de esta silla para no quedarme estancado y buscar lo que quiero, es una meta que tengo en mente y que acabaré por cumplir. Y eso va por todos; si sentís esa necesidad de salir del lugar de donde vivís, hacedlo. Tened un poco de cabeza con vuestros actos, no os marchéis sin tener como mínimo un objetivo, pero hacedlo, aunque solo sea durante unos meses. Eso os demostrará si de verdad necesitabais un cambio o no.


4 comentarios

Cuadernos

Cuadernos, cuadernos y más cuadernos, llevo una temporada de necesitar cuadernos para todo. No es porque las cosas se me olviden, que también, es para tenerlo todo plasmado en algún sitio. Las ideas, las necesidades, las citas, etc, pueden marcharse tan pronto como han aparecido y por eso decidí emplear libretas para todo aquello que, tarde o temprano, se me escaparía de mi memoria.

Tengo una gran variedad: desde el que se ha convertido en mi diario de las cosas positivas, como el de las ideas que se me ocurren para mis críos de 1ºG o incluso para otras posibles charlas. Hay un cuadernito pequeñito que uso para el blog, escribo en él cosas sobre las que puedo escribir, aunque más tarde se convirtió en la libreta de los proyectos. Decidí que fuera pequeña porque de esa forma podía llevármela a cualquier lado sin que ocupara apenas espacio.

Otro cuaderno, que en realidad antes era un diario (con antes me refiero a cuando todavía estaba en el cole…). En esta anoto los libros que quiero leer, me di cuenta que la lista se hacía larga como para recordarlos y los apunté. Y ahora ha llegado la libreta de Youtube. Claro, ¿cómo si no voy a hacer vlogs? Tendré que escribir las diferentes locuras que se me vayan ocurriendo. La he estrenado hoy porque, de nuevo, se me estaban acumulando los pensamientos y no se me podían escapar, estas no…

Desde que empecé con este tema, me siento más a gusto. Yo nunca entendía a la gente que tenía libretas y apuntaba todo, yo en el instituto ni usaba agenda y aun así, en ocasiones me preguntaban a mí que había de deberes. Supongo que por aquella época mi memoria estaba en auge, ahora… bueno, uno se va haciendo viejo.

Pero es que además de que así no se te olvidan las cosas, otra buena razón de esto es el poder coger estos cuadernos el día de mañana y ver lo que ha llegado a pasar por tu vida y por tu mente a lo largo de tus años. Me entretiene, le he cogido el gusto a esto y creo que voy a seguir así. Y aunque pueda sonar absurdo, da satisfacción.

Creo que uno va buscando sus propias libretas según pasan los años…


2 comentarios

Mil gracias

La entrada de hoy será breve, no por nada, es que después de lo que habéis hecho estos dos días no tengo muchas palabras para ofreceros.

Ha sido muy alucinante el movimiento que ha habido desde que subí el vídeo, muchas personas lo han compartido en Facebook y sus amigos a su vez compartiéndolo también. Por Twitter hubo retweets y le han dado a favorito a los links del vídeo. Sinceramente no me esperaba esto…

Solo dos días y pico para llegar a las 638 reproducciones y el blog se superó; ¡casi 300 visitas! Yo lo difundí varias veces por mis redes sociales, pero vosotros fuisteis (y seguís siendo) los que lo habéis hecho llegar mucho más allá. En un principio creía que solo llegaría a mis amigos, a los que yo se lo pasara y poco más, pero no…

Estuve todo el día de ayer emocionado, como cuando sacaba notazas en aquella época moza de 1º y 2º de la ESO (qué tiempos más bonitos aquellos). Esa euforia no la había sentido en mi vida, al menos no tan exagerada.

Lo mejor de todo esto es que solo es el principio del camino que quiero recorrer… Aunque no lo parezca, sois vosotros los que vais a hacer que quiera seguir. Ya estoy intentando ver cómo y con qué grabar el siguiente vlog así que estad preparados.

Mil gracias por el apoyo, por compartirlo y por todo en general.