Kevin Mancojo

Diario de a bordo


Deja un comentario

Después de tantos meses

Debido a la situación actual con el tema pandemia, covid, nuevas normas, etc. al final paso mucho más tiempo en casa para evitar líos. Pero hace unas semanas, concretamente la semana de la discapacidad, tuve varias charlas organizadas por diferentes entidades. Por fin pude volver a la carga después de tantos meses sin hacer gran cosa. Ya lo echaba en falta. Es en estos casos cuando sé que lo mío es inspirar a los demás con mi historia.

La primera charla fue con Mapfre, dirigida a distintas asociaciones y a los usuarios de dichas asociaciones relacionadas con la discapacidad. Con esta ponencia descubrí la importancia de tener un público delante, pues se hizo vía Zoom, sin ver yo ningún rostro. De estar acostumbrado a oír reír a la gente con mis bromas, a no saber si ni siquiera ha hecho gracia el chiste. Se hacía raro no ver las expresiones en la cara de la gente. No había feedback (respuesta del público ante mi charla). Pero aun así me gustó esta nueva forma de llevar a cabo estas jornadas. Yo pude hablar hasta por los codos, que eso es muy mío. Me quedo con la idea de haber podido inspirar a todas esas personas que estaban al otro lado. Seguramente que, de una forma u otra, les fue útil, aunque yo no lo viera en sus rostros.

Unos días después me tocó volver al instituto al que llevo yendo ya unos 5 o 6 años, el IES Antonio Menárguez Costa. Me llamaron las orientadoras con las que ya tengo confianza. Querían saber si a pesar de todo, me atrevía a ir de manera presencial para contarles mi historia a los chavales. Evidentemente que sí, mientras se cumplieran las normas de seguridad, ¿por qué no? Aquel centro ha empezado a convertirse en un hogar más para mí. Al poco de llegar el primer día, volví a ver a los diferentes profesores y profesoras que conocí los años anteriores. Se alegraron de tenerme por allí y yo por volver a verles y poder pisar sus aulas.

En este caso sí pude ver las reacciones de los chavales, a pesar de las mascarillas. Que por cierto, esto último me recuerda lo mal que lo pasé contar lo mismo durante 3 horas seguidas a diferentes clases (las tres últimas charlas fueron prácticamente sin descanso) con la maldita mascarilla. Proyectar la voz no era fácil, debía alzarla más de lo normal y lo noté. Terminé más agotado de lo normal. Pero mereció la pena, disfruté viendo como alucinaban con mi historia y con todas mis locuras. Ojalá les sirva para tener ganas de crecer en todos los sentidos posibles.

La última, la más diferente de todas. Se estaba llevando a cabo un curso online sobre los objetivos de desarrollo sostenible, la cultura pop y la forma de concienciar a los jóvenes. En esta, que también fue vía Zoom, me pidieron hablar más de mi conexión con los chavales en mis redes sociales y la forma que tengo de llevarlas para tratar de cambiar e inspirar los mundos interiores de las personas. Es algo que disfruto desde hace tiempo; llevo a cabo juegos con las herramientas que me da, en este caso, Instagram. O explico cosas de tal manera que genero curiosidad en las personas que me ven. Además de tratar temas muy mundanos, temas que se cruzan en la vida de la gente tarde o temprano (el amor, la forma de expresarnos, la felicidad, la muerte…). Expliqué todo esto y mucho más en aquella charla. Terminé contento a pesar de haber sido tan distinta a lo habitual. Además, como fuimos apenas unas 8 personas, pudimos interactuar entre todos, compartir experiencias, contar nuestros truquitos, etc. Fue muy gratificante.

Como dije, llevaba mucho tiempo sin poder dar charlas, incluso me volví a sentir nervioso con la primera que di, casi como si volviera a empezar. Y sin embargo, volver a darlas me dio pie a que quisiera volver a sentirme útil y productivo, así que me puse las pilas y decidí mejorar y avanzar con mis proyectos. Una prueba  más que demuestra que yo también saco algo en positivo de mis propias charlas. Ojalá vuelva a poder dar más dentro de poco y no tenga que esperar otros tantos meses.

#NuncaDejéisDeSonreír


Deja un comentario

Entrevistado por La Forte

Llevo ya un par de meses más o menos escuchando podcasts. Amigos míos escuchaban algunos y hablando con ellos sobre el tema, me llenaron de curiosidad. Así que entre unas cosas y otras caí en el podcast de Enric Sánchez y La Forte: “Sí es lo que parece”. Me parecieron geniales, eran divertidos,  hablaban de cosas cotidianas y encima te podías ver representado en muchas de las cosas que contaban. El hecho de que sean pareja y tengan tanta confianza influye en lo bien que se lo puede pasar uno escuchándoles. Fue en ese programa donde descubrí que ella, La Forte, tenía su propio podcast: “Mi patio de vecinas”, donde entrevista a todo tipo de personas para que cuenten su vida. Por lo tanto, me descargué la app de Podimo, que es donde tienen sus programas, y me dediqué por varias semanas a oír sus historias hasta ponerme al día.

Al poco de descubrir a ambos, por Twitter los mencioné diciéndoles que se habían convertido en mi nuevo pasatiempo. Y unos días después recibí un mensaje privado por Instagram de La Forte. Quería una entrevista conmigo. No me lo esperaba para nada y me sentí eufórico. Alguien perdido en un pueblo de Murcia entrevistado por ella. ¿Quién se lo iba a imaginar? Mueve a mucha gente, tiene un público de la leche, conoce a gente increíble y yo, por escribir un simple tweet, acabé siendo entrevistado por La Forte.

Parecía un niño pequeño contando los días para que llegara el día de la entrevista. Y cuando llegó hasta me puse nervioso, algo que no me pasa muy a menudo. Por suerte se me pasó rápido. Encima ella lo hace todo muy ameno, divertido y con mucho cariño.

Tiendo a analizar a los periodistas (ella lo es) desde que empezaron a hacerme entrevistas más a menudo por todas las locuras que he llevado a cabo. Trato de ver hasta dónde indagan sobre mí y qué tipos de preguntas hacen. No todos son saben que nací en Alemania, ni son capaces de hacer que hable de temas muy profundos e intensos. Pero con ella pude hacerlo. Además de darme el lujo de extenderme todo lo que quisiera. Es lo que me gustaba de sus programas, permite al entrevistado contar todo lo que le plazca, para eso está su podcast. Y puesto que yo hablo hasta por los codos (chiste de los malos), terminamos haciendo un programa de lo más interesante para sus oyentes.

Hablé de mi discapacidad y la forma que tengo de naturalizarla desde el humor, de la capacidad de mis padres de hacerme lo más independiente posible, de mis anécdotas sobre la autoestima y el amor propio. Expliqué mi experiencia escolar y conté cómo nacieron mis charlas. Y, esto y mucho más, dieron pie a unos 50 minutos de programa en el que permito a otras personas conocer un poquito más cómo somos las personas con discapacidad. Y muchas otras se sintieron identificadas conmigo por formar parte del colectivo.

Tal fue el impacto en su publico que empezó a seguirme muchísima gente en redes sociales. Recibí mensajes felicitándome por la entrevista, otras compartieron el programa por Instagram, me mencionaron en sus comentarios, etc. Vamos, que tenía el móvil ardiendo con las notificaciones.

Soy consciente de la repercusión de mi persona y de mi historia (a día de hoy lo soy), pero sigue constándome creer la fuerza que le doy a la gente y el buen rollo que transmito, motivo por el que creo que tengo tanta gente caminando a mi lado y apoyándome en mis locuras. Al final nos retroalimentamos; si nadie me siguiera, apoyara y contara las ganas que le doy de crecer, yo no haría lo que hago. No serviría de nada. Y que me lleguen correos electrónicos para pedirme entrevistas y recibir mensajes después del publico me motivan para continuar con el camino que he tomado.

Así que con la entrevista me convertí en un descubrimiento para muchísimas personas y yo recibí un buen chute de energía para seguir con mis proyectos. Desde que sé que soy un faro para la gente, quiero tratar de darle luz al mayor número de personas posibles.

Gracias, muchas gracias por las oportunidades que me dais, por el apoyo y por todo aquello que me llena de energía y que le da sentido a todo lo que hago.

#NuncaDejéisDeSonreír

(dejo aquí el link para que podáis descargar la app de Podimo y así escuchéis la entrevista)

 


Deja un comentario

Una mirada cómplice

Después de varios meses, por fin he comenzado a salir a pasear con mi perra. Entre unas cosas y otras habíamos dejado aparcado lo de dar una vuelta (teniendo jardín no quise correr riesgos de ningún tipo con el tema de la pandemia) y ahora se ha convertido en parte de nuestra rutina recorrer el parque cercano a mi casa.

Por desgracia, lo de recorrer distancias largas a pie no es algo que me sienta bien a largo plazo (cosas de llevar una prótesis en la pierna derecha). Pero es algo que disfruto cuando lo hago con calma y a un ritmo que sé que aguantaré de sobra. Y más aún si la que me acompaña durante ese tiempo es mi perra. Posiblemente, ni siquiera saldría a pasear si no fuera por ella. Me da motivos para disfrutar de la naturaleza; ambos nos lo tomamos con tranquilidad, curioseando, descubriendo lugares nuevos de vez en cuando, observando las ovejas que vemos a veces, etc. Cualquiera que me viera hablar con ella como si tuviera una conversación me tomaría por loco. Y sin embargo, siento que es capaz de entenderme.

Ya son 10 años más o menos los que lleva conmigo y la diferencia entre cuando era jovencita y lo señora  que es ahora es abismal. De tener que echarle la bronca constantemente y de tener que alzar la voz para que me escuchara a echarle una simple mirada con la que es capaz de entender lo que quiero de ella. No tiene precio.

Siempre envidiaba a esas personas mayores que paseaban con sus perritos sin correa y que veías que cada uno iba por su lado. Al dueño lo tenías delante y al perro a 100 metros detrás, paseando a su propio ritmo u olisqueando y curioseando todo, pero sin molestar a nadie. Tenía ganas de llegar a esa complicidad y confianza con mi propia mascota, pero lo veía como algo imposible. Sentía que para ello debía dar con un perro que conectara conmigo y que eso no era algo fácil de alcanzar. Hasta que llegó Lila, la viejita, la de 9 años más o menos. Antes de eso hacía lo que quería (aun hace lo que quiere si me despisto un poco, pero bueno). A día de hoy tenemos esa conexión que envidiaba y sé que ella puede ir por delante o por detrás de mí sin causar ningún problema. Sé que si por ejemplo está olisqueándose con otro perro y yo la llamo, vendrá al momento. Incluso sin tener que llamarla, si continuo paseando tranquilamente, ella tarde o temprano me alcanzará y volverá a estar conmigo. Es algo de lo que estoy muy orgulloso, haber llegado a ese punto no es fácil en muchos casos y nosotros lo hemos conseguido.

Tal es la conexión que tenemos que cuando ella se mete entre los arbustos a curiosear y dejamos de tener contacto visual durante un buen rato, ambos nos movemos de tal manera que nos podamos ver.

Pasé de tener una perra alocada, llena de energía y con ganas de juego a una perra alocada, llena de energía y con ganas de juego, pero que me entendía cuando le echaba una mirada cómplice. Su carácter al fin y al cabo es así, esos nervios y esa curiosidad forman parte de ella y no es algo que pueda reconducir. Tampoco sería divertido para mí tener un perro aburrido y sedentario teniendo en cuenta como soy yo. Ella es capaz de seguir sorprendiéndome de vez en cuando con cosas que no la esperaba capaz de hacer, y consigue animarme un montón con ello.

Recuerdo que hace varios años escribí sobre mantener cierta distancia entre mascota y dueño para no sufrir ese dolor que nos dejan al fallecer. A día de hoy mandaría a la mierda esa opinión, la descartaría por completo y escribiría algo como lo de hoy. He creado un vínculo precioso con ella, aquellos que nos ven lo aprecian, y yo me siento orgulloso por haber conseguido algo así tras todas las locuras que hemos vivido juntos. Soy consciente que tarde o temprano me dejará y me dolerá, pero nunca tomaré distancias para evitar el dolor. Lo asumiré y me quedaré con todo lo bueno que me ha dado durante todos sus años de vida.

#NuncaDejéisDeSonreír


Deja un comentario

Tan simple

Las sensaciones que pueden aflorar en una persona con cosas tan banales como unos árboles en flor.

Este fin de semana me tocó otra excursión con amigos para ir a ver la floración de Cieza (Murcia). Yo no sabía de su existencia hasta que hace un año o dos, en las redes sociales, vi muchas fotos de los diferentes árboles repletos de unas flores rosáceas que llamaban mucho la atención. En aquel momento lo anoté en mi lista de cosas para ver antes de morir y al fin pude pisar aquellas tierras.

¿Sabéis esos viajes en coche donde el paisaje comienza a cambiar poco a poco y deja de tener unos colores para acabar teniendo otros? Pues algo parecido ocurrió según nos íbamos acercando a Cieza. La ciudad en sí no la había visitado nunca y, aunque la recorriéramos en coche, me llamó bastante la atención. Pero es que cuando descubrimos los campos en flor ya me terminé enamorando del todo. Es curioso como algo tan simple es capaz de generar tantas emociones.

Me podría haber tirado horas entre los árboles paseando. Además, mi ojo fotográfico me pedía fotos, muchísimas fotos, pero no tenía cámara (la mía se me fastidió). Así que tiré de lo que tenía: el móvil. Mis amigos y yo nos empezamos a hacer una mini sesión aunque fuera con nuestros móviles. Tengo claro que he de volver con cámara y hacer fotografías súper elaboradas.

Los colores son capaces de generar emociones en las personas (hay tablas y gráficos sobre ello) y el de estas flores provocaba una sensación muy bonita, de dulzura, de estar muy a gusto. Recuerdo que había muchísimas abejas y, a pesar de que mis amigos y yo solamos evitar a estos bichos, estábamos muy tranquilos haciéndonos las fotos. No nos molestaban, ni nosotros a ellas. Todo era calma.

Siempre he tenido debilidad por la naturaleza. Suelo decir que tengo sensibilidad por y para el mundo, lo cual hace que una experiencia de lo más simple provoca en mí una reflexión o que me emocione o tal vez ambas. Así que imaginad cómo me puse aquel día al ver los campos tan rositas. No necesitas nada más para tenerme entretenido un día entero.

Encima se sumaba el solazo que tuvimos. Digan lo que digan, el sol da vida (literalmente incluso). Daban ganas de pasearse, de descubrir rincones nuevos y simplemente pasar las horas fuera de casa.

Tener un buen día a veces solo surge si decides salir a la calle a dar una vuelta. En ocasiones, si todo cuadra, podrás acabar con una sonrisa de oreja a oreja con muy poco. En mi caso fue suficiente con ver la floración de Cieza.

#NuncaDejéisDeSonreír


Deja un comentario

La rutina

La rutina, la cruel asesina de los culos inquietos como yo. Y supongo que para muchas otras personas. Al fin y al cabo, repetir lo mismo un día tras otro te termina devorando por dentro sin que te des cuenta.

He de decir que, aunque la vida se vuelva repetitiva, siempre hay pequeños detalles que la hacen distinta, para bien o para mal. Vamos, que aunque tengas una rutina, al final hay pequeñas variaciones entre un día y otro, ya sea una llamada inesperada, un desvío para volver a casa a causa de unas obras o las personas con las que te cruzas.

Sin embargo, a rasgos generales, todo se repite día sí y día también. Llegamos a automatizar tantísimos movimientos que no tenemos ni que pensar. Parecemos zombis o un robot ya programado.

Eso no es vida desde mi punto de vista, pero eso es otro tema que da mucho de sí. A lo que he venido hoy a contar es que yo necesito cambios cada cierto tiempo. Recuerdo que antes viajaba un par de veces al año, si es que viajaba. Ahora viajo como mínimo tres veces al año (aunque este 2020 pinta mucho más tranquilo). Sentía, y siento, como si estuviera entre cuatro paredes que cada vez se encogen más y más hasta asfixiarme. Me agobiaba pensar que no había cambios en mi vida, que no la estaba aprovechando. No crecer (a todos los niveles) me generaba malestar. No descubrir nada nuevo me mataba poco a poco. Sabía que, con mi forma de ser, los viajes me servirían para renovar energías y encontrar mejores versiones de mí mismo.

Reseteo, así lo llamo yo. Cada cierto tiempo necesito resetear mi vida, cortar por lo sano, desconectar de todo (amigos y familia incluidos) y empezar a descubrir mundo.

Llegué a apuntarme al curso de monitor y tiempo libre sólo para conocer gente nueva y aprender cosas distintas. Me sirvió. Conseguí resetear.

Y el sábado tuve la oportunidad de ir con dos amigos a Orihuela, una ciudad a la que nunca había ido, para visitar su mercado medieval. Además, aprovechamos la situación para pasar por el embalse de la Pedrera, un lugar precioso y con un agua turquesa que me enamoró.

A pesar de que con mis amigos cada día es una aventura, a veces necesitamos cambiar de aires, y ese “viajecito” (echamos la tarde allí) nos sentó genial. Llevaba bastante tiempo sin pisar lugares desconocidos para mí y me volví a sentir vivo una vez más.

Encontrarme con el embalse y la tranquilidad que lo rodeaba hacía que tuviera ganas de quedarme allí, al sol, observando el turquesa del agua. Y el mercado medieval ya ni os cuento… Había una barbaridad de puestos que cruzaban casi la ciudad entera. Todo muy ambientado, tanto los puestos como la decoración de las calles. Incluso pudimos ver un torneo medieval en el que acabé inmerso. Y según íbamos recorriendo los diferentes lugares en el que se celebraba el mercado, podíamos ver pequeños espectáculos como unos malabaristas disfrazados de bufones. Fue increíble. No dudaría en volver otro año.

Soy de esas personas que abre los ojos como platos cuando ve algo que no sea su pueblo, flipando con todo lo que le rodea, igual que un niño pequeño. También tengo mucha sensibilidad con y para el mundo y eso hace que viva con mucha fuerza las experiencias nuevas (y las no tan nuevas). Así que, imaginad lo fácil que es sacarme de mi rutina. Como si me llevas a un bar nuevo al que no había ido nunca. Con eso es suficiente para mí.

No necesito que me propongas un gran plan, simplemente uno que me saque de mi casa y poco más. Con eso yo normalmente ya rompo con mi rutina.

En ocasiones me toca a mí mismo buscarme la vida y termino aprovechando oportunidades. Como cuando me fui a Peralta (Navarra) tras la invitación de una amiga que estaba viviendo allí.

Y hasta hace poco tenía en mente viajar a Italia solo, mi intuición me decía que debía hacerlo por mi propia cuenta. Pero ha surgido otro viaje mucho más grande y que posiblemente me vaya a marcar mucho, así que toca aplazar la visita a Roma por ahora.

Sea como sea, tengo la suerte de que en mi vida hay muchas oportunidades para salir de mi día a día. Ya sea por proyectos, por propia iniciativa, por amigos o por familia, al final, justo cuando necesito desconectar, llega algo que me da un buen chute de energía con el que reseteo una vez más.

Ojalá pudiéramos cambiar la situación según se nos antojara, según lo necesitáramos y ya está. De estar hasta las narices de todo a desaparecer una temporada para encontrarte a ti mismo. Devolvernos la humanidad con la que vinimos al mundo y perder esa sensación de autómata que nos fue invadiendo con los años.

Por ahora tocará aprovechar las vacaciones para desconectar un poquito, aunque sean unos días. Más vale eso que nada.

#NuncaDejéisDeSonreír


Deja un comentario

El tiempo

Cómo vuela el tiempo…  En menos de 24 horas ya cumplo 27 años y, aunque aún se me considere joven, me siento mayor, muy mayor…

Parece que no, pero vivir más de un cuarto de vida no es poco y mucho menos si echas la mirada para atrás y la comparas con el presente. Sólo con pensar que los que han nacido en el 2000 ya van a cumplir 20 años me parece una locura. Más aun teniendo en cuenta que no han llegado a conocer algunas cosas que para mí fueron significativas. Ahora entiendo a las personas mayores cuando nos cuentan sus historias y nos tienen que explicar algunos detalles para ponernos en contexto.

Además, veo reflejado el paso de los años en algunas amigas mías, donde pasaron de ser niñas a ser mujeres. Incluso los chicos que llevo tiempo sin ver y que no los reconozco por esas barbas tan pobladas que llevan algunos. Han sufrido la transición, dejaron de ser esos pequeñajos que yo un día conocí y se han convertido en adultos con responsabilidades, con problemas, con su propia historia…

También la idea de que mucha gente de mi generación comienza a tener cierta estabilidad en todos los aspectos posibles y acaban casándose o teniendo hijos o ambas. Eso, ¡hace unos años era impensable! Era algo que quedaba muy lejos, muy en el futuro. Ahora en cambio es un tema que sale cada dos por tres. Es más, mis amigos y yo queremos una boda por el tema de la ropa elegante, la fiesta y todo lo que conlleva.

Yo por mi parte he descubierto que me he hecho mayor cuando los niños, inocentes ellos, le dicen a sus padres: “Mamá, ese señor no tiene manos”. ¿Señor? Perdona, pero solo tengo 26 años, ¿vale? Esto cada vez se vuelve más recurrente, yo creo que llevo escuchándolo desde que me dejé el bigote y la perilla (unos 6 años más o menos). Supongo que también es por no moverme ya por los mismos sitios que se mueven los niños. Lo de ir a parques infantiles a charlar y comer pipas es algo que caducó hace ya tiempo. Sea como sea, muchos de los más peques todavía no saben de mi existencia así que me toca oír lo de señor más veces de lo que me gustaría. Tocará acostumbrarse.

La tecnología también se ha convertido en un punto clave para descubrir lo rápido que pasa el tiempo. A día de hoy, lo normal es que los adolescentes tengan un móvil, cuando yo lo tuve sólo para excursiones y casos muy específicos para poder comunicarme con mis padres, en caso de urgencia. Ahora nacen con un móvil debajo del brazo y no se despegan de él. Creo que es una fase por lo que todos los chavales deben pasar para después darle prioridad a otras cosas (también yo tuve mi época de estar más pendiente del móvil que de mis amigos).

Y la parte que más me gusta de esto del paso del tiempo, es la de la experiencia. Siempre admiraba a los adultos por la cantidad de historias que podían contar y por toda la sabiduría que transmitían. Que me respondieran a todas mis preguntas cuando yo era un enano me fascinaba, yo quería saber hacer lo mismo. Aparte de la visión tan amplia que tenían ellos del mundo. Ahora es mi turno, muchas personas dicen que sé de todo y que rezumo sabiduría. Sea cierto o no, he cumplido con mi sueño de querer ser mayor, no para poder salir por ahí a beber, sino para tener mucho conocimiento y saber responder muchas preguntas, además de dar consejos y también a adelantarme a los acontecimientos. La de veces que habré podido decir “te lo dije”.

Evidentemente el mundo está en constante cambio y toca adaptarse, el problema es asimilarlo al mismo ritmo. Mientras procesas todo lo que está ocurriendo, la sociedad ya ha sufrido otra metamorfosis que tendrás que volver a asimilar. Lo externo a nosotros cambia rápido, sin embargo, hacer introspecciones requiere su propio ritmo por lo que muchas veces terminamos perdiendo el hilo.

Es un tema agridulce porque tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. Yo pretendo quedarme con las buenas, como siempre. Quiero que me merezca la pena hacerme mayor, pretendo utilizarlo a mi favor. No me gustaría estancarme, no me apetece ser uno de esos que tienen una mentalidad que no corresponde con la década que está viviendo realmente. Me encantaría conocer lo viejo y lo nuevo y sacar de ello mis propias conclusiones para seguir creciendo.

#NuncaDejéisDeSonreír

 


Deja un comentario

“Si quieres, puedes”

Yo era una de esas personas que creía en las típicas frases que puso de moda Mr. Wonderful. Frases como: “si quieres, puedes”, “si de verdad lo deseas, al final se cumplirá”, “no hay nada imposible”, etc. Yo predicaba con ellas y las creía ciertas, hasta que la vida te demuestra lo contrario.

Cuando te mueves por internet o viajas muy a menudo, al final descubres muchas historias, las cuales se alejan mucho de la tuya; llena de privilegios y donde tienes todo a tu alcance. Así que poco a poco descubres como las frases que he mencionado anteriormente dejan de tener sentido para muchas personas. Es más, en algunas ocasiones hasta llevan a la frustración. ¿Cuántas personas que se han quedado en silla de ruedas tras un accidente no querrían volver a caminar? O ¿cuántos jóvenes hoy en día se dejan la piel en algunas asignaturas estudiando durante semanas, y al final terminan suspendiendo? Imaginad que en el trabajo tratáis de hacer todo lo mejor posible, de ser un empleado ejemplar, con la intención de poder ser ascendido o recibir un sueldo más alto. Pero por algún motivo ajeno a vosotros no os llevará a vuestro objetivo. Teniendo en cuenta que de verdad queréis cumplir vuestros sueños, que le echáis horas y lo deseáis con todas vuestras fuerzas, frustra ver como no llegáis a ellos por algo que no depende solo de vosotros. El esfuerzo, las ganas, el empeño, el deseo o cómo lo queráis llamar al final no siempre son determinantes por desgracia.

En la vida hay muchos otros factores que, en ocasiones, te impiden llegar a cumplir tus metas: la suerte, la situación económica, la etapa por la que estás pasando, la causalidad, la casualidad y una de las más importantes, tu lugar de nacimiento. Parecerá una tontería, pero ¿os habéis parado a pensar cuántos niños en alguna tribu de África acaban muriendo por no tener comida o por alguna enfermedad? Y sin duda que alguno de todo ellos podría ser un médico de éxito o un científico con renombre. Sin embargo, algunos no tienen ni la oportunidad de llegar a la adolescencia. Es fácil decir que con esfuerzo todo se consigue cuando tienes un plato puesto en la mesa a la hora de comer.

La meritocracia y el clasismo han hecho mucho daño en este aspecto. Personas que lo tenían bastante fácil y que ahora están en la cima lo achacan todo al sudor de su frente durante las noches en vela. Lo que no nos paramos a pensar es que Steve Jobs no hubiera alcanzado el éxito sin Steve Wozniak, ni viceversa (el azar cruzó sus caminos, no su esfuerzo). Es más, ninguno de los dos hubiera tenido un garaje donde diseñar un ordenador si hubiesen nacido en algún lugar recóndito de África.

Llegar al pico de la montaña a veces nubla la vista, hace creer que todo viene de uno mismo, cuando hubo muchos factores que llevaron a la persona a lo más alto. Evidentemente duele que te digan: “oye, que no ha sido sólo tu esfuerzo, también ha sido la casualidad, tu lugar de nacimiento, tu situación económica…” pero es así. Si por nosotros fuera, chasquearíamos los dedos para que nos cayera dinero del cielo y poder comprarnos varias mansiones. Sería una bonita forma de tener la vida resuelta. En cambio, por mucho que los chasquemos, no llegaremos nada más que a un dolor de dedos.

Lo importante en este tema es tener los pies en el suelo, tener una buena actitud y un buen conocimiento sobre tu propia persona. Saber de lo que eres capaz y de lo que no, de saber afrontar las adversidades y sacar lo mejor de ellas. Saber que en ocasiones, por más ganas que le pongas, deberás buscar una alternativa porque, al fin y al cabo, es algo que no podrás enfrentar de una manera directa.

Como dije al principio, yo era uno de esos ingenuos que creía ciegamente en el poder de los sueños sin tener en cuenta otras tantas cosas. Al final, leyendo, descubriendo mundo, conociendo gente y escuchando historias terminé por abrir los ojos.

Si algún día llego lejos, si algún día tengo éxito, espero no menospreciar a toda la gente que he tenido a mi lado y que, en cierto modo, comparten conmigo la gloria. Ellos me han hecho ser quién soy y ellos han formado parte de mi vida como para decir que el camino hacia la cima lo recorrí yo solo.

#NuncaDejéisDeSonreír

(mi frase va más allá de que no dejéis de sonreír en el sentido literal, va con la idea de que afrontéis las cosas de la mejor manera posible y que os quedéis con lo positivo de todo)


Deja un comentario

La familia

Ahora que estamos en navidad y es el momento de que los familiares se reúnan quería hablar de algo que he descubierto estos últimos dos o tres años: la familia no siempre tiene que ser de sangre.

A veces nos toca nacer en un entorno complicado, en el que no encajamos, donde no hay amor ni apoyo por parte de la familia o vete tú a saber (yo tuve mucha suerte con este tema y mis padres y mi hermano fueron pilares muy importantes en mi vida). Y por desgracia llega un momento en el que no te sientes parte de esa comunidad en la que, en cierto modo, estás obligado a permanecer hasta que, de repente, las cosas cambian.

Hay miles de situaciones por las que se puede sufrir ese cambio. Pero yo me quiero centrar en el que de la nada aparecen unos amigos, pasas tiempo con ellos, os pasáis las horas riendo, os contáis vuestras mierdas, vivís aventuras, van pasando los años y llega un momento en el que habéis formado una familia. ¡Ni te das cuenta! No te das cuenta de que tienes ganas de estar con ellos, de buscar hueco aunque sea para pasar la tarde. Quieres crear recuerdos. Y es que encima sientes que a su lado estás viviendo de verdad. Estás disfrutando del momento, las cosas malas se marchan entre las risas, puedes ser quién eres en realidad y te querrán igual. Vives, simplemente vives.

Aunque parezca mentira, esos vínculos de amistad tan fuertes como para pasar fechas relevantes con ellos se vuelven muy poderosos y muy bonitos. Creo que compartir tiempo con las personas que de verdad quieres es de las mejores cosas que podemos hacer.  Se convierten en tu refugio, en tu hogar. Te sientes querido y arropado. Ellos sí que saben quererte bien.

Encajar en este mundo a veces es complicado, incluso estando rodeado de gente puedes sentirte solo. Formar parte de algo y tener tu propio rol en tu nueva familia es algo a lo que no todas las personas pueden aspirar. Esa confianza de saber quién se encarga de qué, de saber callar, de hacer reír a quién está mal, de cambiar de aires sin decir palabra… Todo va surgiendo según pasan los años y cuando menos te lo esperas te han acogido personas que sienten lo mismo que tú.

Y evidentemente no todo es color de rosa, no todo es perfecto, alguna que otra situación complicada puede aparecer, pero no nos lo tomamos a pecho, se nos pasa a los cinco minutos y ya está. De nada sirve estar cabreado para siempre, y mucho menos cuando no hay ninguna maldad en nuestros actos.

Después de años y descubrir todo esto, llegué a la idea de que la familia no siempre tiene que ser de sangre. La familia, a veces, simplemente te encuentra para darte una segunda oportunidad para vivir.

#NuncaDejéisDeSonreír


Deja un comentario

Mi regreso a la piscina

Hoy sí, ¡hoy ya puedo hablaros de mi regreso a la piscina! Tenía ganas de hablaros de este tema porque es una parte bastante importante de mi vida.

Después de mi reto de cruzar el Mar Menor a nado, solo volví a nadar una vez más, y porque fue una invitación a otra travesía. Fue en Cabo de Palos (la Timon Cup) y ni siquiera llegué hacerla entera por temas de falta de tiempo y demás. A pesar de todo, la experiencia me encantó; era mar abierto y era muy distinto. Impresionaba más por la idea de saber que te podías cruzar con cualquier criatura marina. Además del oleaje y las corrientes que pudiera haber.

Sin embargo, tras aquella travesía, la natación pasó a un plano muy alejado de mis prioridades. Necesitaba desconectar de ese entorno. Le había dedicado muchas horas de entrenamiento para cruzar el Mar Menor y también de entrevistas relacionadas con ello. Lo cual me saturó bastante y traté de desvincularme a nivel personal de todo este tema.

Evidentemente estoy orgulloso de ello y mucha gente me conoce por la hazaña. Incluso en mis charlas cuento la experiencia. Además de tener los recortes de periódico. Pero dejé de nadar. Mi cuerpo me pedía que no siguiera, que me tomara un descanso. En la vida hay momentos para todo y en aquel instante decidí desconectar.

Un año y pico más tarde volví a ponerme el gorro y las gafas. Como ya dije en otra publicación, quería dedicarme tiempo a mí mismo, y la piscina es una de tantas cosas que me componen. Además de ser mi lugar de desconexión y el mejor momento para dar vía libre a mis ideas y pensamientos. No poder comunicarte con otros mientras nadas da para darle vueltas al coco (en el buen sentido).

He de admitir que en mi caso requiere un esfuerzo brutal el ir a la piscina. Voy cargado con mil cosas, el cambiarme de ropa y de prótesis (paso de la pata chula a la pata acuática), estar congelado de frío al principio, volver a cambiarme una vez más al acabar, etc. Da bastante pereza tener que pasar por todo eso y me quitan bastante las ganas de ir a nadar.

Pero es que, una vez que ya estoy en el agua, parezco Nemo, el pez payaso de Pixar (por aquello de que tiene una aleta más corta que la otra). Me encuentro muy a gusto nadando, siento el compromiso de aprovechar el tiempo, me vuelvo exigente conmigo mismo al hacer los ejercicios, noto la mejora física poco a poco (es brutal lo completa que es la natación) y salgo de allí con un buen chute de energía.

Hacer deporte segrega hormonas, las cuales están relacionadas directamente con esa sensación de bienestar y de motivación que sentimos al acabar de hacer ejercicio. Así, pues, cuando termino mis 26 largos (por ahora) siento unas ganas tremendas de ¡COMER! Sí… lo primero que tengo es hambre. Pero después de llenar el buche ya me apetece ser productivo y avanzar con mis cosas. Encima acabo de buen humor y con una sensación de haber hecho algo de provecho para mi salud. Termino sonriendo más de lo normal.

Es algo que echaba de menos y que necesitaba otra vez. Igual que el cuerpo me pidió en su momento que descansara, ahora me gritaba que volviera a la piscina. Supongo que es una buena forma de recargar las pilas de manera más habitual para continuar con mis proyectos y de seguir dedicándome tiempo para continuar creciendo a nivel personal.

Espero que esta vez no me sature, más que nada porque, para mí, es el mejor deporte que podría hacer en todos los sentidos posibles. Trataré de tomármelo como un hobbie y, sobre todo, de no ahogarme hasta que vuelva a recuperar la resistencia física que tenía el año pasado.

#NuncaDejéisDeSonreír


1 comentario

La música

Soy consciente de que la semana pasada dije que escribiría sobre mi regreso a la piscina, pero es que presencié algo increíble poco después de publicar la entrada.

Si no recuerdo mal, mi primer voluntariado fue con la Fundación de RafaPuede, en el proyecto PIAR (Proyecto de Inclusión en el Área de Recreo), donde debíamos ir a un colegio (dio la casualidad de que era al que fui yo) y llevar a cabo juegos inclusivos. La intención del proyecto es fomentar  las habilidades sociales saludables y la colaboración entre iguales. Además de evitar, en cierto modo, la exclusión de niños o incluso el acoso entre los mismos. Y todo esto mediante el juego.

Fue una experiencia increíble. Aprendí una barbaridad. Conocí todo tipo de chiquillo, y cada uno con sus características que lo hacía único. También descubrí que el juego era una medicina que curaba las diferencias entre los pequeños, llegando al punto, incluso, de ayudarse los unos a los otros si era necesario. Además, en muchos casos, solo necesitaban un poco de atención, que les dedicaras tiempo y demostrarles que de verdad te interesabas por ellos. Era bonito llegar cada semana, que se acercaran ilusionados y preguntaran por los juegos.

Os tenía que poner en contexto porque lo de la semana pasada tenía relación con esto. Yo me apunté a un curso organizado por la fundación: “I Curso Recreos Activos: Estrategias para favorecer la inclusión educativa”. Todo lo que vimos en las clases estaba relacionado, de un modo u otro, con el proyecto PIAR. Y resulta que el último día de clase (el lunes pasado) iba a venir el jefe de estudios del cole en el que desarrollamos por primera vez el proyecto. Ellos lo habían modificado un poco; introdujeron la música. De ahí el nombre que le pusieron: “Con la música a todas partes”.

Explicó que era una forma de captar la atención de los niños. Además, a todos les gusta bailar, sean mejores o peores, más extrovertidos o menos. Conseguía reunir desde los más pequeños hasta los más mayores, solo debía poner la canción adecuada. Se empezó a inventar juegos (por lo general muy simples) que estuvieran relacionados con la música: bailar por parejas, imitar al que baila en el centro del corro, moverse por la pista bailando, etc.

Yo ya sabía que estaban trabajando mucho en ello, pero nunca supe el impacto tan bestia que tenía hasta que llegaron los alumnos el último día de nuestro curso. Me fascinó verles aparecer con muchas ganas de bailar y jugar. Creo que éramos más de 40 personas entre niños y adultos. Y cuando aquello comenzó… me parecía mágico ver como las diferencias quedaban a un lado. Nadie era más, ni menos, simplemente eran. Podían ser ellos mismos, podían ser los protagonistas de su actuación. Y daba igual que bailaran bien, que tuvieran una discapacidad, que fueran más altos o más tímidos. El ambiente propiciaba a que te diera igual absolutamente todo, simplemente debías pasártelo bien y reírte con los demás.

Al principio participé y me lo pasé genial, pero después necesitaba verlo desde fuera (aparte de acabar agotado y necesitar un descanso). Tenía los pelos de punta viéndoles (adultos y niños) bailar como si no hubiera un mañana.

Pensar en el hecho de que la música hiciera algo así me parecía algo precioso, tanto, que se me saltaron las lágrimas. Será que me hago mayor, pero estas cosas me enternecen una barbaridad y me hacen reflexionar sobre la cantidad de cosas buenas que aún hay en el mundo. Un jefe de estudios buscando unir niños y dándoles las ganas de ir al recreo para pasarlo bien. Se desvive por ellos y les transmite la ilusión que él mismo tiene. A cambio los peques solo tienen que disfrutar y ver que para bailar no hace falta nada más que ganas.

Un millón de gracias a todas las personas involucradas en estos proyectos tan bonitos que unen y nos demuestran que solo somos personas que queremos vivir.

#NuncaDejéisDeSonreír