Kevin Mancojo

Diario de a bordo


Deja un comentario

Vídeo: “Una mañana de kayak”

Desde hace un año aproximadamente me di cuenta de que las miradas de los demás no debían cohibirme para hacer lo que quisiera, además de la pesadez que a veces conlleva depender de mi pata chula (los que me conocéis ya sabéis que es así como llamo a mi pierna ortopédica).

Fuimos al Aqualandia de Benidorm y en un principio yo no iba a hacer nada, pero al final me convencieron y fue una verdadera pasada, de mis mejores recuerdos. Menos mal que no soy tan terco para todo porque ese día ahora forma parte de algunas de mis charlas. Sobre esto ya escribí en su momento (La pierna acuática), pero solo lo quería recordar para ver como aquello cambió bastantes cosas para mí, lo más reciente es que alquilamos unos kayaks un par de amigos míos y yo y disfrutamos de una mañana que hasta se llegó a hacer corta.

Yo ya aprendí con lo de Aqualandia por lo que en esta ocasión iba preparado, esta vez no iba con la idea de mirar, esta vez iba a disfrutar como un crío pequeño y para demostraros eso, os dejaré el vídeo que hice (todo lo de antes solo para llegar a esto… que poco me lo curro).

Anuncios


Deja un comentario

El verano y la torpeza

Aprovecho ahora que tengo algo de tiempo para hablaros de algo que sucede año sí y año también; cuando llega el verano, la gente cambia.

https://i1.wp.com/www.skyscanner.es/sites/default/files/image_import/es/verano.jpg

Llega el calor, los sudores, las ganas de beber agua fría, el ansia de ir a la playa, tomar el sol a pesar de acabar sudando como locos… Miles de cosas llegan con el verano, pero algo que llega y me saca de quicio en algunas ocasiones es lo tonta que se vuelve la gente. En otra entrada más específica ya conté que surgían las prisas y que todo el mundo iba corriendo a todos lados (El verano y las prisas). Pero es que además de eso, empiezan a no saber conducir. Me he encontrado con personas que van a 20 o 30 kilómetros por hora cuando pueden ir a 50. Algunos se paran en medio para que se baje toda la familia y busque sitio en la playa. Gente en medio de la calzada, otros que parece que van a cruzar y al final no cruzan (aunque estas cosas pasan el resto del año también). Luego están los que ocupan toda la acera entre el carrito del niño, las sombrillas y ellos mismos, lo mismo ocurre con los que tienen perro y tienen los 4 metros de cuerda; el perro acaba en una punta de la acera y el dueño en la otra. Los que, por unas causas que jamás entenderé, empiezan a correr en pleno verano y te los ves subiendo y bajando aceras para no chocar con nadie (un día algún coche se los llevará por delante) o algunos ni eso y van esquivando a todos y te llevas algún empujón. Las bicicletas que van por la acera…

Así miles de situaciones que empiezas a pensar: “¿Pero se les han fundido las neuronas o cómo va esto?” Es decir, el resto del año no ves esos casos tan puñeteramente raros. Es como si llegara el verano y muchos se volvieran un poco más torpes (un poco bastante). Es montar en el coche o pasear por ahí y ver cada minuto algo distinto, por suerte ya me lo tomo a risa.

Y como digo, esto ocurre cada año. No sé si es que el asfalto con el calor suelta sustancias alucinógenas, pero vamos… Posiblemente no ocurra en todos los sitios, pero aquí sin duda que sí. Las altas temperaturas que trae el verano no son buenas y eso que vuelven las sonrisas, las ganas de hacer cosas con los demás, tomar helados con amigos, etc. Pero si eso conlleva tanta torpeza… por favor, llevadme al polo norte ¡YA!


2 comentarios

#11 Frase de lunes

Siento llegar tarde con la frase de lunes. Algún día empezaré a publicar también las frases que vosotros me dejéis en el vídeo o en la publicación de “Información y el segundo paso de Las cartas de la sonrisa: Frases”.

“Mantén tu rostro hacia la luz del sol y no verás la sombra.” – Helen Keller

https://kevinmancojo.files.wordpress.com/2015/07/886fb-florysombra.jpg?w=611

Yo, que soy tan místico a veces, hago esa comparación de blanco y negro, luz y oscuridad. Aunque al fin y al cabo, eso solo depende del valor que cada uno le dé. Pero en mi caso es así, y esta frase tiene que ver con eso. Al leerla me gustó porque plantea lo típico de que si te centras en lo bueno, haces cosas buenas, etc. conseguirás llegar a lo que quieres. Siempre habrá piedras en el camino, y es que si no las hubiera sería todo muy aburrido, pero sí que hay que volver a mirar hacia la luz del sol para volver a seguir el rumbo que se tenía en un principio.

Lo bueno atrae cosas buenas y las malas, pues las malas, lo creáis o no e insisto que de vez en cuando vienen esas rachas en la que todo oscurece, pero es que de vez en cuando hay eclipses de sol que por suerte no duran para siempre.

No quiero entreteneros más, empezamos la semana y… ¡a por ella!


5 comentarios

#10 Frase de lunes

Esto de no parar en toda la semana no sé si es bueno o malo, ya vuelve a ser lunes y apenas he podido pasarme por el blog. Pero al primer día de la semana le debo una frase, por lo que aquí estoy, dispuesto a dejar unas palabras que tal vez os motiven:

“Si estás buscando a la persona que cambiará tu vida, échale una mirada al espejo”

https://i1.wp.com/www.gabinete-psicologia-online.com/wp-content/uploads/2015/01/1257174911351_f.jpg

Algunas de las frases que os pongo creo que son obvias, pero es que son así, son realmente lo que dicen. Nadie va a cambiar vuestro futuro, nadie va a ser feliz por vosotros, nadie os va a alimentar día sí y día también y no valen las excusas. No valen los “Es que no puedo porque (inserte aquí la justificación)”. Eso solo son barreras que nos ponemos por miedo, miedo al qué dirán, al qué pensarán o simplemente, miedo al cambio. Es muy fácil sentarse y no hacer nada, pero luego no valen las quejas, es como cortarse el dedo al cocinar y echarle la culpa al cuchillo (ya me diréis qué ha hecho el pobre…).

Yo cambié mi vida, yo fui el que ha llegado a crearse un blog, el cual actualmente se lee hasta el otro lado del charco. Yo fui el que propuso al resto que podría dar charlas, hasta llegar el momento en que sonaba mi móvil cada dos por tres. Yo fui el que creó un canal en Youtube y que ahora siguen unas 256 personas.

Solo nosotros mismos podemos cambiar nuestras vidas si realmente lo queremos. Solo hacen falta un lápiz y un papel para empezar a escribir nuestra historia (que bonito me ha quedado, oye).


2 comentarios

Vídeo: “Información y el segundo paso de Las cartas de la sonrisa: Frases”

Ya sabéis que no suelo extenderme mucho cuando subo un vídeo, así que hoy no lo haré porque encima en él explico diversas cosas: la página de Facebook que tengo actualmente (podéis darle a “Me gusta” si queréis, nadie os morderá), un par de vídeos que tengo pendientes, un par de ideas… Así que es mejor que os paséis a verlo y después, si queréis, participáis dejando vuestros comentarios, que seguro que no serán pocos. Ya sabéis que esto no funciona si no fuera por vosotros, por lo que vuelvo a daros las gracias otra vez.


Deja un comentario

Los cines de verano se olvidan

Ayer, después de mucho tiempo, volví a ir al cine. Pero esta vez fui al de verano. Algo que espero con ganas cuando se acerca el calorcito. Y aunque quería comentar las películas que vi (la segunda la vi a trozos porque se me cerraban los ojos, pero bueno), me gustaría hablar de estos cines que están quedando en el olvido.

Yo no sé si tenéis alguno donde vivís, pero de no ser así es una pena. Hay quién se queja de que las sillas son incómodas, pero creo que después de hora y media, cualquiera empieza a removerse en el asiento como si tuviera una guindilla en el culo. Ya no hablemos de aguantar dos películas, eso ya es un poco locura si no se está acostumbrado. También está el problema de si acabas con un gigante delante, sin embargo, sigue valiendo la pena, al menos para mí.

En los pueblos vecinos también había cines de verano, pero poco a poco los fueron quitando, creo que por esta zona ya solo quedan dos. Y en realidad, en el nuestro ya no se ve tanta gente como antes… Supongo que influyen muchísimas cosas, que ahora mismo no vienen a cuento. Pero sinceramente me entristecería pensar que me quitasen mi bonito cine de verano. Valoro mucho el sentarme allí y estar a la intemperie. ¿Que no te gusta la película? No pasa nada, mira hacia arriba, te asombrará saber la de cosas que podrás encontrarte. Ayer mismo a mitad de la segunda película empezaron a tirar cohetes. Y no estoy seguro de si vi una estrella fugaz también (creo que ahí me pilló con medio ojo cerrado). He llegado a ver hasta murciélagos pasar cerquita de las cabezas. Cada vez que vas, sucede una cosa totalmente diferente.

Y es que encima pagas el mismo precio que en los cines normales, pero por dos películas. Además, cuando hablas de cine de verano, lo primero que te dice alguien que ha ido es: “Ah, sí y me llevaba mi bocadillo”. Y las pipas… Cuando encienden las luces te ves el charco de cáscaras de pipas por todos lados (un poco guarro la verdad, pero al menos es biológico). Esto es así. Es de esos placeres de la vida que se está perdiendo.

Mientras nuestro cine de verano sobreviva, yo seguiré aprovechando para ir, incluso aunque acabe durmiendo allí, dormir al aire libre no se hace todos los días.

IMG_20150714_212844


2 comentarios

#9 Frase de lunes

Las semanas se pasan volando, esto no puede ser… Bueno, al menos eso significa que puedo volver a escribir otra frase de lunes y la de hoy es de mi propia cosecha:

“Estando triste uno solo acaba perdiendo la batalla contra la vida”

https://i2.wp.com/epise.com/wp-content/uploads/2015/03/felicidad.jpg

Esta frase vino de una entrada que publiqué hace tiempo y en su contexto tiene mucho más sentido todavía. Pero de todas formas, el mensaje creo que se puede apreciar bastante bien.

Aunque no os lo creáis, nosotros podemos elegir que algo externo nos afecte en mayor o menor cantidad. Llevo casi dos semanas sin disfrutar de verdad de mi ordenador de mesa (sigo con el portátil que va bastante mal) y aunque sea mi herramienta de trabajo, no dejo que me afecte porque si lo hiciera, estaría mal, incómodo, no estaría a gusto con la situación actual. Pero… ¿eso me serviría de algo? Estar cabreado, triste, agobiado… ¿me ayudaría a estar mejor? No voy a responder porque no hace falta. Y esto se puede aplicar a muchas otras situaciones.

Así que cuando lleguen momentos malos y os sintáis frustrados o tristes o como queráis sentiros, pensad si eso os lleva a algún lado y después podéis elegir entre darle importancia y no poder dormir por las noches o dejar el problema a un lado y disfrutar del día.