Kevin Mancojo

Diario de a bordo

Un poco de amor propio

11 comentarios

Últimamente estoy leyendo bastante sobre el amor propio y la inteligencia emocional que le falta a mucha gente, es decir, esa inseguridad que muchos sienten, la falta de cariño, miedo al rechazo por los demás, etc.

Y junto a ese tema yo siempre uso una metáfora, pero primero quiero explicar más o menos el motivo por el que esas personas tienen esos sentimientos y sensaciones: no se aprecian a sí mismos, no se quieren. No ven lo bueno que tienen y buscan que otros se lo digan o se lo demuestren. Necesitan que alguien esté a su lado para sentirse queridos porque de lo contrario, empezarán a sentirse mal. Creen que no valen lo suficiente como para tener amigos o pareja (lo mismo da). Se sienten impotentes, como si fueran un minúsculo granito de arena tratando de hacerse ver frente al planeta Tierra.

Es un pensamiento negativo hacia uno mismo que este tipo de personas se crean y que tratan de solucionar buscando la manera de caer bien a los demás, intentando hacer las cosas de la mejor manera posible y dando de ellos todo y más. Y aquí está el problema, que lo hacen para los que los rodean y no para sí mismos.

Creo que muchos hemos empezado por ese camino (me incluyo), hasta que llega el momento en el que nos damos cuenta que nosotros también tenemos un valor que nos caracteriza. Para llegar a este punto primero hay que pasar por muchos baches, los que nos llevan a sentirnos muy solos, prácticamente aislados. Algunos, llegados a este punto se dan cuenta que el error estaba en apreciar más lo que se hacía por los demás que por uno mismo. Es aquí donde se empieza a cambiar la visión de la vida.

Y ahora viene mi metáfora: desde poco después de aprender esto, pensé que si viéramos a los que nos rodean como complementos de ropa, veríamos que somos capaces de prescindir de estos; todos hemos olvidado alguna vez las gafas de sol, una chaqueta o algún gorro al salir de casa y hemos sobrevivido. Cada uno de los complementos nos aporta algo de manera distinta, pero con ellos nos sentimos mejor y más protegidos.

Dicho de otra forma, a pesar de encontrarnos más a gusto con gente a nuestro alrededor, somos capaces de no depender de los demás, solo tenemos que encontrar la actitud adecuada y creérnoslo. Encima han llegado a nuestras vidas para algo en concreto, para aportar su granito de arena. Eso sí, muchos se irán de nuestro lado (por las buenas o las malas), pero recordad que dejaron una parte de ellos en nosotros, directa o indirectamente.

En mis últimas charlas les he hablado a los chavales de que nadie va a aprobar por ellos, nadie les va a sacar una notaza, nadie va a vivir de lo que estudien, nadie va a ser feliz por ellos. Eso tiene que venir de dentro de cada uno. Necesitan ponerle ganas para llegar a sus objetivos porque los demás no lo harán. Y aunque suene egoísta no lo es, porque si uno tiene amor propio y busca la felicidad en su interior, de una manera u otra lo transmitirá al resto de las personas haciéndolas feliz también.

Ya sabéis lo que digo… nunca dejéis de sonreír.

Anuncios

11 pensamientos en “Un poco de amor propio

  1. Esto es una problemática universal, me alegro que tu tan joven lo vayas descubriendo y apoyando a otros jóvenes para que lo hagan, me he topado con gente muy madura en edad mas no en sus emociones, de ahí mi clase que desde hace algunos años doy: “Como amasarse sin dejar de amar a los demás” expongo ese concepto de amor propio bien fundamentado pero sin olvidarte del prójimo, el amor es dar pero cuando das y te olvidas de ti mismo no puede ser amor. Un saludo muy grande para ti, mi admiración completa!

    • Es una problemática tan universal que mi tarde, tras escribir esta entrada, se ha basado en hablar con dos personas sobre el tema 🙂 Y yo, posiblemente por la vida que he tenido debido a mi físico, solía ir un par de pasos por delante del resto de mis amigos en lo que a madurez respecta. Aunque a estas alturas casi todos estamos curados de espanto.
      Uno debe quererse a sí mismo primero para querer al resto y poder ayudar, no cabe duda.
      Un abrazo y gracias 😀

  2. Vivimos en un mundo tan complicado. Casi todas las sociedades de este planeta están marcadas por estrictos prototipos y exigencias que nos impiden vernos tal como somos, y por tanto valorarnos. Mi sociedad es la del exitismo y la belleza, en consecuencia es una sociedad cada vez más triste y acomplejada; cada vez más sin alma. Escritos como estos nos permiten una reflexión más allá de nuestras propias fronteras. Gracias por compartir tu experiencia.

    • No sabemos encontrar el punto medio; admiramos a las personas, pero en vez de seguir manteniendo nuestra esencia e inspirarnos en esa gente, decidimos ser como ellos. Una falsa copia.
      También he de decir que no es así con todo el mundo por suerte 😀
      De nada, gracias a ti por leerme 🙂

  3. Tus palabras me recuerdan a las de un profesor que tuve, y con el pasar del tiempo se convirtió en mi profesor favorito, el único que realmente nos hablaba al corazón. Su nombre es Rafael y venía del sur, y era capaz de motivarnos muchísimo. Por ello yo tengo la seguridad de que tus alumnos te van a recordar toda su vida, y lo que les dices lo recordarán siempre, algunos lo aplicarán, recordando tus palabras, y esto es lo más importante. Gracias por ser así, Kevin.

    • Me alegra que mis palabras te recuerden a un adulto, es buena señal 🙂 Yo también tuve profesores así con los que todavía puedo charlar de vez en cuando. Tengo algunas frases suyas que de vez en cuando uso. Me fueron y me son muy útiles 😀
      La intención de mis charlas es poder ayudar a los demás y que les sirva para ser felices de verdad. Habrá quién lo ignore todo, pero otros, como dices tú, lo recordarán y lo aplicarán, y sin quererlo tendrán una parte de mí en ellos 😛
      Muchísimas gracias por el cumplido 🙂

      • Así es, querido amigo, y gracias a tí por estos textos que publicas. Cuando son divertidos y cuando son también más profundos. O cuando son pues lo que son, el día a día. Saludos 🙂

      • Gracias a ti por leerme, esto sin vosotros no funciona y me alegra mucho veros por aquí de vez en cuando 🙂

  4. ¡Hola de nuevo Kevin! Me encanta haber leído tu entrada, me he sentido como si hubiéramos mantenido una conversación sobre el tema, es algo que da para hablar mucho desde luego, en fin, espero que sigamos leyéndonos. ¡Un abrazo! 🙂

    • Mil gracias por pasarte 😀 Tienes razón, el tema da para mucho y yo siempre que trato de ayudar a alguien con esto acabamos hablando un buen rato.
      Yo también espero poder seguir leyéndote 🙂 ¡Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s